Apicultura Wiki
Advertisement
  • LOL XDDD
  • LOL XDDD M. HIGES, J. LLORENTE, J. y A. SANZ Centro Apícola Regional.
  • Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.
  • Servicio de Investigación Agraria. Marchamalo. Guadalajara.
  • A. MEANA, R. CALONGE,
  • Departamento de Patología Animal 1. Facultad de Veterinaria.
  • Universidad Complutense de Madrid.

El fluvalinato ha sido uno de los tratamientos más utilizados desde la entrada de la Varroa en nuestro país (oficialmente en 1986), por no decir el único durante mucho tiempo. Sin embargo, empezaron a aparecer problemas en las colmenas tratadas con este principio activo, los apicultores detectaron que tras su aplicación seguían con porcentajes altos de ácaros en sus colmenas. Este fenómeno, que se produjo también en otros países como Italia, llevó a la necesidad de plantearse un estudio sobre la sensibilidad real de Varroa al fluvalinato. En España, los estudios se han realizado en el Centro Apícola Regional y la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense y en este artículo sus autores nos muestran los resultados y conclusiones, además de un análisis de los factores que pueden influir en la aparición de una resistencia.

El ácaro Varroa jacobsoni es el principal parásito de la abeja melífera en Europa, encontrándose distribuida en todo el mundo, salvo en Australia e Irlanda. En el caso de la abeja asiática (Apis cerana), existe un equilibrio natural parásito-hospedador que permite a las colonias de ésta desarrollarse sin la necesidad de recibir tratamiento acaricida alguno. Sin embargo, en Apis mellifera no existe tal equilibrio, por lo que el desarrollo del parásito llega a poner en peligro la viabilidad de las colonias de abejas si no se toman medidas profilácticas.

Desde que se diagnosticaron fehacientemente los primeros casos de varroosis en España y se realizó la Declaración Oficial de su presencia en 1986, han sido numerosos los intentos realizados para controlar la enfermedad.

Uso del fluvalinato[]

Las primeras medidas de control contra el ácaro se basaron en el uso de diferentes moléculas acaricidas, incluidos productos organofosforados y piretroides, con las que se consiguió mantener la parasitosis controlada de una manera simple y eficaz. En nuestro país, el fluvalinato mostró unas cualidades excepcionales para el control de esta parasitosis (Llorente y col., 1989; Ferrer y col., 1991) aun en presencia de cría operculada, resultando muy fácil su aplicación.

La presentación comercial de esta molécula activa es en forma de tiras de material plástico flexible (PVC) impregnadas con este piretroide (0,8 g/tira), que se introducen en las colmenas, entre los cuadros durante un tiempo variable de 6 a 8 semanas.

De forma paralela a este uso debidamente homologado para uso apícola por las autoridades sanitarias de cada país, viene desarrollándose por parte de los apicultores una práctica que, aunque no resulte correcta desde el punto de vista científico, se ha impuesto dada "su facilidad y rentabilidad". Ésta, consiste en combatir al ácaro Varroa con la aplicación de productos comerciales de uso eminentemente agrícola, cuya molécula activa es también el fluvalinato (Mavrik', K1artan', etc.). Estos preparados contienen disolventes y agentes emulsionantes que facilitan su disolución en cierto volumen de agua para permitir su aplicación por pulverización sobre los cultivos. Los apicultores aprovechan estas cualidades para, una vez diluido, administrar el producto a la colmena, vehiculado en tablillas de madera, previamente introducidas en la citada dilución.

De una u otra manera, el uso del fluvalinato se ha generalizado en los últimos años, dada su alta eficacia, fácil aplicación y "bajo precio de los preparados artesanales", siendo en este momento la única molécula registrada, en España, como acaricida en apicultura (Apistán').

A pesar de ser un excelente acaricida, su uso no está exento de problemas.

Por una parte, existe la posibilidad de aparición de residuos del mismo en la cera y la miel, dado su carácter lipofílico (Wallner, 1990; Bogdanov y Kilcheman, 1993). Otro riesgo que se atribuye al uso sistemático de acaricidas de síntesis es la posibilidad de aparición de ácaros resistentes a los mismos, fenómeno recientemente descrito en el norte de Italia (Faucon y col., 1995; Lodesani y col., 1995, Milani, 1995) y sur de Francia (Trouiller, 1996, 1997) y que parece ser debido a un aumento en la capacidad de detoxicación del fluvalinato mediado por monooxigenasas en el citocromo P450 (Hillesheim y col., 1996).

Las resistencias[]

La existencia de resistencias entre los insectos, o más concretamente los ácaros, no es desconocida. La resistencia consiste en la aparición de una población de ciertos individuos capaces de tolerar dosis tóxicas, que serían mortales para la mayoría de individuos de esa misma población. Este fenómeno fue observado y referenciado por primera vez en un parásito de la abeja: el piojo (Braula coeca), se volvió resistente a los polisulfuros utilizados en el tratamiento de árboles frutales. Desde entonces este fenómeno se ha amplificado en proporciones importantes. Ya en 1988 se contaba con unas 504 especies de artrópodos resistentes, entre ellos un 14% eran ácaros.

La resistencia a un medicamento es una característica que se transmite a la descendencia por los individuos portadores de la misma. No es un simple fenómeno de "acostumbramiento" a un medicamento (acaricida en nuestro caso), estando involucrados factores genéticos preexistentes en el patrimonio genético del individuo. Cuando una dosis suficientemente elevada de acaricida se aplica en una población en la que están presentes individuos resistentes, solo sobrevivirán éstos, reproduciéndose y transmitiendo esta característica a sus descendencia.

El riesgo de aparición de resistencia es tanto más elevado cuanto mayor es el número de generaciones en un año, sobre todo si una de esas generaciones entra en contacto con el producto y elimina los individuos no resistentes. La utilización de dosis incorrectas, por razones económicas, la inadecuada aplicación del producto y la permanencia demasiado prolongada del producto en el interior de la colmena, podría permitir su multiplicación.

La movilidad de una población de Varroa entre colmenas (deriva, pillaje, trashumancia, zánganos, transacciones comerciales, etc.) facilita la difusión de poblaciones resistentes. La gran movilidad de este parásito está ampliamente sustentada por la espectacular rapidez en su expansión por el mundo entero.

Factores de resistencia[]

En cuanto a los factores que influyen en la aparición de resistencia cabe señalar:

  • 1. Los posibilidad de aparición de fenómenos de resistencia se agrava en zonas en las que se tienen que repetir tratamientos acaricidas varias veces al año, bien debido a fenómenos de reinfestación o a la presencia de cría prácticamente constante que facilita la reproducción del parásito.
  • 2. La reutilización abusiva de tiras de Apistán, puede determinar la aplicación de una dosis insuficiente de producto activo (por disminución en la concentración del mismo tras el uso en la colmena, por incorrecto almacenamiento tras la utilizacion, por exposición al sol, etc) que facilite la aparición de individuos resistentes.
  • 3. El uso sistemático de una sola molécula activa puede determinar la aparición de residuos en la cera a concentraciones subletales para el caro.
  • 4. La administración del principio activo de forma artesanal (tablillas, etc.), a pesar de resultar "económica", puede facilitar la aparición de ácaros resistentes (Watkins, 1996), porque: a) la dilución de los productos de uso agrícola se realiza de forma subjetiva y personal sin atender a una posología estandarizada, en la mayoría de los casos; b) la elección de las maderas utilizadas para fabricar las tablillas depende de la disponibilidad local, existiendo en general grandes diferencias en la capacidad de absorción entre las distintas maderas utilizadas. Influye también negativarnente la gran variabilidad en los tamaños y por ello en la cantidad de materia activa retenida; c) el número de tablillas colocadas en la colmena, el tiempo de permanencia de las mismas en el interior de las colmenas, así como los períodos estacionales en los que se realizan los tratamientos, suelen alejarse de lo que sería "recomendable".

Por ello, es imprescindible la detección precoz de resistencia con el fin de aplicar estrategias que impidan su potenciación y difusión. Entre éstas tenemos:

  • Espaciar los tratamientos aplicándolos durante el tiempo estrictamente necesario.
  • Respetar la posología de los tratamientos.
  • Realizar los tratamientos acaricídas de manera coordinada en todos los colmenares de una determinada zona, con el fin de evitar el riego de reinfestación.
  • Utilizar sustancias alternativas, métodos biotécnicos, etc.

La situación en España[]

Desde principios de los años 90 existe a nivel mundial una preocupación creciente en el sector apícola, sobre la eficacia que el fluvalinato presenta actualmente en el control del ácaro Varroa. En nuestro país, la situación es similar.

Para dar respuesta a esta inquietud, el Centro Apícola Regional de la Junta de Comunidades de CastillaLa Mancha, en colaboración con el Departamento de Patología Animal 1 de la Facultad de Veterinaria de Madrid (UCM), ha desarrollado un trabajo encaminado a conocer, en primer lugar, el estado actual de los tratamientos realizados contra Varroa jacobsoni, mediante una encuesta epidemiológica y, en segundo lugar, la puesta a punto de un test para determinar con exactitud la presencia de poblaciones del caro resistentes al fluvalinato.

Encuesta epidemiológica[]

Durante 1996 se distribuyó una encuesta entre las Asociacíones de Apicultores de diversas Comunidades Autónomas para que fueran cumplimentadas. Del total de encuestas recibidas, 100 fueron consideradas válidas para su posterior procesado. Éstas procedían de : CastiIla-La Mancha, 49; Castilla y León, 7; Madrid, 13; País Vasco, 12; Otras, 10.

Las encuestas se procesaron con el programa Epilncfo 5.0, siendo las conclusiones más destacadas las siguientes:

  • El 16 % de los encuestados vive de la apicultura, el resto se consideran aficionados.
  • La colmena más utilizada es la Perfección (65%), seguida de la Layens (24%) y otros modelos (11 %).
  • Solamente el 78% de los encuestados reconoce los síntomas característicos de la varroosis.
  • En cuanto a los tratamientos acaricidas, el fluvalinato fue la molécula activa mayoritariamente utilizada (90%), seguido del clorfenvinfos (14%), y el amitraz (12%), utilizando otros tratamientos el 10% de los encuestados.
  • De entre los usuarios de] fluvalinato, el 66% lo hace bajo forma de Klartan. El 10% de los usuarios de Apistán, lo reutiliza varias veces.
  • Las moléculas acaricidas suelen alternarse a lo largo del año pero sin un criterio predeterminado.
  • En las dosificaciones y métodos de aplicación, no se han encontrado prácticamente coincidencias, empleando cada cual su propio método o adaptaciones de los 'tradicionales".
  • El 99% de los apicultores realiza dos tratamientos anuales, siendo primavera y otoño (56%) el momento preferido por la mayoría.

Pruebas de sensibilidad al fluvalinato[]

Hasta el momento se han realizado dos tipos de pruebas para determinar la eficacia del fluvalinato.

La primera prueba es una técnica laboratorial que nos permite determinar la sensibilidad de Varroa jacobsoni al fluvalinato y por lo tanto detectar poblaciones de ácaros resistentes, evitando de esta manera los factores (reinfestaciones, etc) que en condiciones de campo pueden inducir a error en la interpretación de los datos experimentales.

Por el momento se han realizado pruebas sobre un total de 22 colmenas procedentes en su mayoría (20) de Castilla-La Mancha, y el resto de Andalucía. Todas ellas tenían colonias de Apis mellifera sometidas a un sistema de explotación encaminado a la obtención de miel habiendo sido tratadas durante varios años con fluvalinato.

La técnica utilizada fue la descrita por Milani (1995), adaptada por nuestro equipo. Para ello se prepararon cápsulas con distintas concentraciones de fluvalinato (de 0 a 200 ppm) donde se introdujeron hembras de Varroa obtenidas de cría recién operculada. Tras mantenerlas en contacto durante 6 horas con el producto activo, fueron colocadas en unas placas de vidrio con 2~ 3 larvas de obrera para su alimentación y mantenidos en estufa a la temperatura adecuada. Los ácaros fueron observados después de 24, 48 y 72 horas, y clasificados según su estado fisiológico (ácaros móviles, ácaros paralizados, ácaros muertos).

Los resultados obtenidos indican una cifra media de DL50* en todos los colmenares de 17,9 ppm con un rango de 10, 1 a 26,1 ppm, y que coinciden con los valores que se obtienen con poblaciones del ácaro sensibles al fluvalinato (21,828,4 ppm, con valores medios de 25 ppm; Trouiller, comunicación personal), hablando solamente de presencia de ácaros resistentes cuando esta concentración se sitúa por encima de las 200 ppm.

El segundo tipo de pruebas se realiza de forma consecutiva en el campo y en el laboratorio. Para ello, se procede a recolectar abejas adultas fuertemente parasitadas por Varroa en colmenares sospechosos, introduciéndose en un dispositivo especialmente diseñado (Trouiller, comunicación personal) que permite el contacto de éstas con cantidades conocidas de fluvalinato. Al cabo de tres horas se recogen todas los ácaros muertos por la acción de] producto activo, y se determina el número de ácaros presentes sobre las abejas adultas, tras un lavado de éstas en agua caliente y jabón seguido de un lavado en agua y alcohol y doble filtrado del material problema. Las poblaciones de Varroa presentan una sensibilidad normal al fluvalinato cuando se produce la muerte de más del 95% del total de ácaros presentes sobre las abejas adultas en el tiempo de duración de la prueba.

Esta técnica ha sido aplicada durante septiembre y octubre de 1997 en colmenares de Guadalajara, Madrid y Asturias, que presentaban altas parasitaciones por Varroa jacobsoni, a pesar de haber sido tratados con finvalinato. Los resultados obtenidos muestran mortalidades de ácaros que oscilan en~ tre el 40% y el 99,7%.

A la vista de los resultados obtenidos en este trabajo podemos extraer una serie de conclusiones que pueden contribuir a esclarecer la actual situación en lo referido a lucha contra la varroosis.

Si bien en el primer trabajo no se detectaron poblaciones de Varroa resistentes al fluvalinato, las pruebas realizadas un año después (verano / otoño de 1997) indican la presencia de poblaciones con diferentes grados de resistencia a esta molécula activa junto con otras que son sensibles, situación similar a la descrita en Italia a principios de los años 90 (Loglio, 1993) y que podemos considerar preliminar a la instauración de una severa resistencia a este piretroide. Por otra parte, y como podemos concluir de los resultados obtenidos de la encuesta epidemiológica, se dan los factores de riesgo necesarios para que esta situación se instaure en nuestros colmenares en un corto-medio plazo (realización de tratamientos artesanales sin una posología determinada, tratamientos no coordinados y erróneos que favorecen las reinfestaciones, desconocimiento del ciclo del parásito y lesiones que produce que dificultan una lucha adecuada contra él, etc.).

Todo ello viene a confirmar los datos obtenidos por el laboratorio de Patología del Centro Apícola Regional durante la presente campaña, en los que se detectaban síntomas de cierta pérdida de eficacia del fluvalinato, posible causa determinante del gran número de bajas producidas en los colmenares de diferentes zonas de nuestro país.

Ésta es la primera denuncia de la presencia de poblaciones de Varroa jacobsoni resistentes al fluvalinato en España. Al igual que en otros países, la gran cantidad de factores de riesgo existentes parece haber provocado la presión biológica necesaria para la selección de este tipo de poblaciones. Hasta el momento no conocemos su extensión ni la velocidad de difusión entre los colmenares, pero basándonos en la experiencia de países cercanos a nosotros con climatología y prácticas apícolas similares cabe esperar que el problema se agudice en los próximos años.

La formación y sensibilización tanto de los apicultores como de la industria farmacológica es decisiva en estos momentos para conseguir controlar la difusión de este tipo de poblaciones y/o eliminarlas de los colmenares donde se encuentren presentes.

La aplicación adecuada de diferentes moléculas acaricidas, junto al uso de estrategias de control biotécnico, puede en estos momentos ayudar de forma decisiva en la erradicación del problema y favorecer la instauración de programas de control integral de la varroosis en España.

  • DL50: este valor indica la dosis de producto que provoca la muerte del 50%, de los ácaros, en nuestro caso, en un tiempo &terminado y es un indicador utilizado para calcuiar las dosis terapéuticas de los medicamentos).

Bibliografía[]

  • Boodanov, S. Kilcheman, V. (1993). Akaricide in Scheweizer Mittelwäden-erste ergebnisse. Schweiz Bienenstg, 116:559-560.
  • Faucon, J.P.; Drajnudel, P.; Fleche, C. (1995). Mise en evidence d'une disminution de l'efficacité de l'apistan utilisé contre la varroose de l'abeille (apis mellifera L.), Apidologie, 26:291-296.
  • Ferrer-Dufol, M.; Martinez-Viñuelas, A.L.; Sanchez-Acedo, C. (1991). Comparative test of fluvalinate and flumethrin to control varroa jacobsoni oud. Journal of Apicultural Research, 30:103-106.
  • Hillesheim, E.; Ritter, W.; Bassand, D. (1996). First data on resistance mecanisms of varroa jacobsoni oud. against taufluvalinate. Experimental and Applied Acarology, 20:283-296.
  • Lodesani, M.; Colombo, M.; Spreafico. (1995). Ineffectivenes of Apistan treatment against the mite Varroa jacobsoni Oud. in several districts of lombardi (italy). Apidologie, 26:67-72.
  • Loglio, G. (1993). Varroa jacobsoni oud.: comparsa di resistenza al fluvalinate. Apicoltore Moderno, 84:7- 10.
  • Llorente, J.; Robles, E.; Salvachua,Cc. (1989). Ensayo de la eficacia del fluvalinato (Apistán) contra la varroosis de la abeja de miel en presencia de cria operculada. Cuadernos de Apicultura, 6:14-16.
  • Milani, N. (1995). The resistence of Varroa jacobsoni oud. to pyrethroids: a laboratory assay. Apidologie, 26:415-419.
  • Trouiller, j. (1996). Résistence de Varroa au fluvalinate: les fait. La Santé de l´Abeille, 153:110-117.
  • Trouiller, j. (1997). Résistence du Varroa an fluvalinate. Campagne de détection 1997. L´Abeille de France, 828:317-319.
  • Wallner, k. (1990). Varroamitel-gefahr für den honing? Detusches. imker Journal, 1:467-469
Advertisement