Apicultura Wiki
Advertisement

=[]

El Cooperativismo, que hizo su aparición en la Argentina en el último cuarto de siglo pasado, fue iniciado por los inmigrantes europeos que arribaron a nuestras playas, en nutridos contingentes, después de la Organización Nacional.

Desde el punto de vista jurídico, en el movimiento cooperativo argentino pueden considerarse dos etapas: una que va desde la aparición de los primeros ensayos de cooperación económica hasta el año 1926, y otra desde ese año hasta el momento actual.

El régimen legal y de fomento de las cooperativas en la primera etapa es lógicamente pobre: se reduce al contenido de los artículos 392, 393 y 394 del Código de Comercio , a la ley de la provincia de Buenos Aires, del 4 de Julio de 1922, a la ordenanza de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, del 30 de Junio de 1921, a una ordenanza de la Municipalidad de Junín, del mismo año y a otra de la Ciudad de Avellaneda.

La segunda etapa corresponde al período en que las cooperativas deben organizarse y funcionar de acuerdo con las disposiciones de la ley nacional 11.388, que establecía los requisitos.

Este nuevo tipo de asociación tuvo su primera expresión legal entre nosotros con la reforma de 1889 del Código de Comercio, cuando se incorporaron al mismo, por disposición del Congreso, los artículos 392, 393 y 394, sobre sociedades cooperativas. La caracterización era muy pobre. En esos artículos se contemplaba un solo principio rochdaleano (a cada socio un voto, independientemente del número de acciones que poseyese) y se aceptaba que las cooperativas se estableciesen bajo cualquiera de las formas societarias mercantiles consagradas. Todo esto motivaba la fácil confusión de las cooperativas con entidades de diversa índole y que se usase la denominación de cooperativa sin que lo fuese.

Escribe Raimundo Real en su tesis del año 1900: “El movimiento cooperativo entre nosotros es de muy escasa importancia. La facilidad de vida, en primer término, y, en segundo, la falta de educación económica, de unión gremial, de organización y disciplina, son probablemente las causas de que la cooperación no haya progresado. La mayor parte de las que han sido autorizadas e inscriptas no han llegado a constituirse o han fracasado, y de las pocas que funcionan con el nombre de cooperativas, quizás no hay tres que lo sean en realidad”.

Tomás Gahan, en su tesis del año 1898 opina que por regla general las formas comerciales son las preferidas por las sociedades cooperativas, siendo la de sociedades anónimas las que más usan. Para Gahan, sociedad cooperativa “es la que se compone de asociados cuyo número y cuyo capital pueden aumentarse o disminuirse, y cuyas acciones, que cualquiera sea su cantidad, sólo confieren a cada tenedor el derecho a un voto en las asambleas, deben quedar siempre nominativas”.

Entre las sociedades que en el siglo pasado ostentaron la denominación de “cooperativa” en nuestro país, hubo algunas que lo fueron de verdad y otras que cumplieron parcialmente los principios rochdaleanos. Un gran número fueron mercantilistas o lucrativas, a veces por ignorar en qué consistían esas sociedades y otras por tratar de aprovecharse de su finalidad social.

Debemos esperar hasta el año 1926 para terminar con las situaciones anómalas y las indefiniciones, con la promulgación de la ley 11.388 que, inspirada en los principios de los pioneros de Rochdale, destacó con exactitud y precisión, la peculiaridad de las sociedades cooperativas y fijó las condiciones para su existencia legal. A los dos años de su existencia, una estadística del Ministerio de Agricultura revela 79 cooperativas urbanas y 143 rurales, las primeras ubicadas con preferencia en la Capital Federal y provincia de Buenos Aires y las segundas en el Litoral, Córdoba y Territorios Nacionales.

Actualmente existen en funcionamiento, distintos tipos de cooperativas distribuidas en todo el territorio de la República, abarcando toda gama de actividades: Agrícolas, de consumo, de crédito, eléctricas, de enseñanza y escolares, de seguros, de vivienda, etc.

Esto nos da una idea del extraordinario desarrollo cooperativista en nuestro territorio y en toda la región.

Primeras Manifestaciones Concretas del Movimiento Cooperativista en nuestro país

  • 1875 - Se crea la “Sociedad Cooperativa de Producción y Consumo de Buenos Aires”, inspirada por el sociólogo francés Adolfo Vaillant, que impulsó la acción cooperativa en Uruguay y Argentina. Aún cuando la sociedad no llega a funcionar, la agitación cooperativista preliminar constituye una realidad indudable y un saldo positivo. No solamente resulta un intento serio, sino el primero, de difundir un espíritu inspirado en la prédica y actitud rochdaleanas, con un propósito de mejoramiento de la clase obrera.

Debe apreciarse justamente este intento argentino, realizado a treinta y un años de la sociedad de Rochdale y a trece de la difusión de la historia de los pioneros en Francia. Inclusive en algunos países europeos los ensayos rochdaleanos surgirán después de 1875.

  • 1878 - Se funda la Cooperativa Federico Meiners en la localidad de Esperanza, Provincia de Santa fe.
  • 1884 - Se crea la Sociedad Cooperativa de Almacenes (Limitada), primera cooperativa argentina de consumo. No fue propiamente una cooperativa obrera sino principalmente de empleados.
  • 1885 - Se constituye, también en la Capital Federal la “Cooperativa de Consumo”, formada por un grupo de pioneros de tendencia socialista, que habría emigrado a Francia con motivo de los sucesos de la Comuna. Adoptó algunos principios rochdaleanos y su desempeño fue precario debido al abuso del crédito. Dejó de operar en 1888.
  • 1885-1886 - La Unione Cooperativa Italiana surge como un proyecto de cooperativa de producción, consumo, crédito y edificación.
  • 1886 - Se forma la Sociedad Cooperativa de Farmacia.
  • 1886 - La Sociedad Alimentadora Popular se halla en formación. Su objeto es proveer carne a los asociados en mejores condiciones de calidad y precio.
  • 1886 - La Sociedad Cooperativa de Librería, de acentuada filiación católica, cuyo objetivo es el comercio de libros con grandes ventajas para los accionistas.
  • 1887 - El 12 de Abril nace el Banco Popular Argentino. Al ser convocado un grupo de amigos, por el señor Sixto J. Quesada, queda constituida en Buenos Aires una sociedad anónima cooperativa de créditos.

Pese a funcionar como una de las mejores instituciones de su clase vistas en el país, a raíz de la promulgación de la Ley de Cooperativas del año 1926, el Directorio del Banco consideró que dicha ley no convenía a los intereses de la institución. Se convoca a una asamblea extraordinaria el 18 de Julio de 1927, y ésta resuelve transformar la vieja sociedad cooperativa en sociedad anónima y aprueba nuevos estatutos.

  • 1887 - Un grupo de socialistas alemanes funda la “Cooperativa de Panadería” que instalaron en el Club Vorwaerst, al cual pertenecían sus asociados. Funcionó hasta 1896.
  • 1887 - Don David H. Atwell funda la Sociedad Cooperativa Telefónica, Con el propósito de contrarrestar el monopolio que ejercía la Unión Telefónica. La Sociedad tuvo un período de progreso y prosperidad, pero al fin fue absorbida por el monopolio de la Unión Telefónica.
  • 1888 - Se radica en nuestro país una representación comercial de la Sociedad Cooperativa Francesa, con sede principal en París.
  • 1889 - Se funda la Cooperativa Agrícola con el objeto de colonizar tierras de su propiedad y de las adquiridas bajo el plan cooperativo, con facultad de establecer un banco agrícola. Comienza sus operaciones estableciendo quince colonias de cinco mil hectáreas cada una en la provincia de Buenos Aires amparándose en la ley de Centros Agrícolas. Deja de existir en 1889 por las pérdidas sufridas en su ejercicio y porque ello coincide con el año fijado para su disolución.
  • 1889 - También en este año se funda la Sociedad Anónima Cooperativa de Centros Agrícolas que pierde su personería jurídica en 1901.
  • 1890 - Se crea la Sociedad Anónima Cooperativa de Consumo de Carne con el objeto de vender carne al detalle a sus asociados.
  • 1891 - Surge la Sociedad Cooperativa de Consumos con el propósito de surtir a la clase trabajadora, a los accionistas y a los institutos de beneficencia y a sociedades de socorros mutuos, de artículos de primera necesidad, de buena calidad y a precios equitativos. Se le retira la Personería Jurídica en 1896.
  • 1898 - Se crea la “Cooperativa Obrera de Consumos” el 10 de Octubre, con el propósito de contribuir al mejoramiento de las condiciones generales de vida de la población. Fundada a iniciativa del Dr. Juan B. Justo, debió liquidarse en 1903, y sirvió de base al mismo Juan B. Justo y al Dr. Nicolás Repetto para crear “El Hogar Obrero”.

1898- En el ámbito rural se forma el 1/10 la “Sociedad Cooperativa de Seguros Agrícolas y Anexos Limitada” por un grupo de colonos franceses de Pigüé, provincia de Buenos Aires. Se trataba en rigor, de una sociedad de seguros mutuos a prima fija contra el granizo, formada y administrada, por los agricultores de la zona, en su propio beneficio.

  • 1900 - Un grupo de colonos israelitas de Basavilbaso, Entre Ríos, funda la Cooperativa “La Agrícola Israelita”, que en 1907 adopta la denominación de “Sociedad Agrícola Lucienville Cooperativa Limitada”.
  • 1904 -Nacen tres importantes cooperativas vinculadas con el agro. En Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires, la sociedad “La Previsión, Cooperativa de Seguros Agrícolas, Colonización y Crédito Limitada”, especializada en seguro agrario. En Junín se funda la “Liga Agrícola Ganadera”, que fue en realidad, la primera cooperativa agrícola del país. Por último, en Colonia Clara, Entre Ríos, se organizó “Fondo Comunal”, en la que se destacaron las figuras de Miguel Sajaroff y de Isaac Kaplan.
  • 1905 - Se pone en marcha en Margarita Belén, en la provincia del Chaco, la primera cooperativa algodonera del país, cuya primitiva denominación fue “Cooperativa Agrícola Ganadera Limitada de Colonia Margarita Belén”
  • 1905 - El 30 de Julio se crea “El Hogar Obrero”. Fundada por un pequeño grupo de personas, encabezadas por los Dres. Juan B. Justo y Nicolás Repetto, realiza obra de extraordinarias proyecciones, no sólo por su desarrollo material sino por su aporte a la difusión de las prácticas cooperativas.

Los estatutos aprobados establecieron que el objeto de la sociedad era proporcionar crédito a sus asociados para la adquisición de sus hogares y para otros fines, en la medida que lo permitieran los reglamentos de la sociedad. También podía hacer construcciones para alquilar.

Los primeros pasos operativos luego de más de un año de actividades meramente sociales, fueron seguros y rápidos: el 5 de junio de 1907 comenzaron las actividades en una pieza escritorio de Perú 321 y al día siguiente, se resolvió comprar en remate público varios lotes de terreno en Liniers. Pocos días después el Directorio discutió y aprobó el reglamento interno de la sociedad. En julio de 1907 el Directorio concedió el primer préstamo hipotecario. El primero de agosto del mismo año se contrató la edificación de las cuatro primeras casas en terrenos de propiedad de la Cooperativa. En los seis primeros meses la sociedad había dado empleo fructuoso a su capital, destinándolo a la construcción de siete casas y al pago de una parte del costo de la habitación ya construida de otros socios. En 1908 se edificó en Ramos Mejía un segundo grupo de cinco casas y al final del tercer ejercicio los socios eran ya seiscientos cincuenta.

Advertisement