Apicultura Wiki
Advertisement

Patógeno (del griego Pathos, enfermedad y genein, engendrar) es el adjetivo que se le da al microorganismo que tiene la propiedad de producir enfermedad en los seres humanos, animales o plantas. El mecanismo de la patogenicidad ha sido muy estudiado y tiene varios factores algunos de los cuales son dependientes del microorganismo y otros del huésped.

La especificidad de huésped[]

En primer lugar puede señalarse muchos microorganismos son específicos de una especie determinada. Así, el virus de la viruela humana sólo afecta a las personas y a ninguna otra especie del reino animal. Lo mismo puede señalarse para el caso de la fiebre tifoidea. Otros patógenos son compartidos por varias especies tal como el Bacillus anthracis, agente del carbunco o ántrax, el que puede producir enfermedad tanto a bovinos, porcinos, equinos, ovinos, caninos, felinos y humanos. Sin embargo, a pesar de que este microbio puede afectar a todas estas especies la gravedad de la enfermedad es muy variable dependiendo del animal afectado. Por ejemplo, el carbunco ovino es extremadamente fatal pero solo causa un carbunco leve en el perro. Esto indica que entre el microorganismo y su huésped debe, necesariamente, haber cierta afinidad de manera que los productos del metabolismo del agente causen severo daño o una respuesta exagerada por parte del huésped. El virus del distémper canino (moquillo) causa una grave enfermedad a los perros pero en los humanos no tiene este mismo efecto aunque se le inyecte en forma intravenosa. Desde el punto de vista evolutivo aquellos organismos parasitarios que causan la muerte del huésped tienen tendencia a ser eliminados por una razón muy sencilla: no le quedan huéspedes para parasitar. Por esta razón sólo sobreviven aquellos que no son tan patógenos para su huésped de manera que el parásito se pueda perpetura como especie exitosa.

La resistencia del huésped[]

La patogenicidad del microorganismo está refrenada o facilitada por la resistencia inmunitaria del huésped. Las personas correctamente vacunadas contra la viruela son inmunes a este virus. Este hecho fue descubierto por Jenner en Inglaterra, al percatarse que las ordeñadoras que habían sido afectadas por la viruela vacuna, una enfermedad propia del ganado vacuno y que se adquiría al manipular las ubres de estos animales, no sufrían la mortal viruela humana. Por otra parte, las personas afectadas de SIDA, cuyo virus disminuye las defensas, pueden presentar enfermedades a gérmenes habitualmente inofensivos .

Advertisement