Apicultura Wiki
Advertisement

Orville Adalbert Derby (Kellogsville, New York, 23 de Julio de 1851, — Rio de Janeiro, 27 de noviembre de 1915) fue un geólogo americano que trabajó en Brasil.

Derby estudió la geología en la Universidad de Cornell, obteniendo su grado en 1873. En 1870 su profesor Charles Frederick Hartt (1840-1878) lo invitó siendo estudiante a su viaje a Brasil (la expedición de Morgan), y regresó con el en 1871, este vez que va al río de Tapajós en el Amazona. Enseguida después de su graduación, Derby aceptó un puesto de profesor auxiliar en Cornell y substituyó brevemente a Hartt durante otro recorrido por Brasil en 1874. En junio del mismo año, Derby consiguió su grado doctoral con una disertación en el brachiopoda carbonífero en la Amazonia.

Cuando Hartt organizó la primera Comisión geológica del Imperio del Brasil, Derby fue nominado como su ayudante y regresó a Brasil en diciembre de 1875. En 1877, Derby decidió permanecer en el Brasil y aceptú un puesto en el Museo Nacional de Río de Janeiro. Fue miembro y director de la Comisión geográfica y geológica de São Paulo a partir de 1886 hasta 1904. Esta comisión originó más adelante a instituto astronómico y geofísico de la Universidad de São Paulo. Derby fundó también los primeros jardines botánicos en São Paulo (“Horto Botânico”). En 1906 lo nominaron miembro de la Sociedad Brasilera de Geografía y Geología.

Derby trabajó en muchos dominios de las ciencias geológicas, tales como mineralogía, de la geología económica, de la geografía física, de la cartografía, de la petrografía, de la meteorología, de la arqueología y de la paleontología. Publicó 173 trabajos de geología del Brasil a partir de 1873 a 1915. Fue también el editor de uno de los primeros mapas geológicos del Brasil, en 1915.

El Dr. Orville Derby nunca se casó y condujo una existencia solitaria, viviendo sobre todo en cuartos de hotel. Cuando el gobierno del estado de Bahía olvidó la investigación, regresó a Río de Janeiro y se suicidó en un cuarto de hotel, el 27 de noviembre, 1915, algunos meses después de conseguir la ciudadanía brasileña. Tenía 64 años de edad.

¿Durante el imperio, Don Pedro II, estimuló la investigación geológica?[]

Don Pedro II se interesaba por el área y creó la Comisión Geológica del Imperio (en 1875). Antes se hicieron las expediciones Thayer (1865) y Morgan (1870). A esta última la financió JP Morgan, y sirvió para estudiar el litoral nordeste de Brasil. La encabezó Charles Frederic Hartt, un canadiense profesor de geología en la Universidad de Cornell, Estados Unidos. Ya había también influencia del Museo Nacional, que aún no había sido trasladado a la Quinta da Boa Vista, pero ya tenía un rol importante, con un cuerpo de estudiosos y con colecciones, y estaba abierto a visitas. Hartt trajo a Orville Derby, un geológico americano, y los dos juntos produjeron una obra de relevancia. Posteriormente Derby trabajó en São Paulo, en la Comisión Geológica y Geográfica del Estado de São Paulo, y empezó el mapeamiento topográfico del estado, pues no entendía cómo se podía hacer geología sin hacer topografía. Fue un trabajo lento, que costó mucho dinero, por eso se lo criticado mucho. Hartt y Derby eran recolectores de fósiles. Hicieron un trabajo excepcional. Viajaban, recolectaban y enviaban los fósiles de Brasil afuera del país.

¿La proclamación de la República cambió mucho ese panorama?[]

En 1905 Brasil empezó a enfrentar el problema energético. Y tal problema había de resolverse con el carbón brasileño. Pero este carbón, cuyos yacimientos estaban en Río Grande do Sul y Santa Catarina, tenía un alto tenor de cenizas, que a veces llegaba al 23%, y un alto tenor de azufre, cosa que obstaculizaba su combustión. A decir verdad, no era un carbón muy bueno. Y había otro agravante: las máquinas de los ferrocarriles y otras que venían acá se fabricaban en Inglaterra para la quema de carbón Cardiff, que es muy bueno. Estas máquinas no se adaptaron al carbón de Santa Catarina y Río Grande do Sul. Para resolver el problema, se optó por la forma más sencilla: intentar encontrar en Brasil un carbón de mejor calidad. Los ingleses habían hecho así en Sudáfrica. Eso fue lo que hizo aparecer fósiles en Brasil. El estudio de fósiles ligados al carbón, principalmente los vinculados a la botánica, empezó a desarrollarse. Y hay más: el estudio de estas minas de carbón, que empezó en Halagaos y en Bahía, y terminó en el sur del país, promovió un relevamiento geológico de todo Brasil; y fue motivo del así llamado Informe de la Comisión de Minas de Carbón, publicado en 1995 por un geólogo llamado Israel C. White. Ese es el Informe White del Carbón, que obligó al gobierno nacional a crear un organismo que se preocupara con las minas de Brasil; no en el sentido de otorgar concesiones, tal como hasta ahora se hace. La concesión la otorgaba cualquier organismo, una secretaría cualquiera del ministerio. El nuevo ente era para estudiar, para seleccionar las áreas, de manera tal de ayudar a los mineros a buscar el carbón y otros minerales. Por eso se creó el Servicio Geológico y Mineralógico de Brasil, en 1907. E invitaron a Derby a asumir como su primer director. Derby se desempeñó en el cargo entre 1907 y 1915, e imprimió esa idea de que era necesario hacer investigación científica para hallar minerales. Hasta este punto, la tendencia original, la técnica portuguesa, era muy empírica, basada en la manera práctica. Siempre estuvo muy disociada de lo que se hacía en la academia,

¿Derby enterró el legado portugués?[]

Él intentó romper con la manera empírica de hallar minerales. Quería terminar con aquella historia de usar una horqueta que vibra para buscar agua, como se hace hasta hoy en el nordeste. Intentó imponer un método científico, pero no tuvo éxito. Pese a ello, así comenzó todo. El mérito de Derby fue ése. Él se mató en 1915, y el Servicio Geológico pasó a tener entonces un nuevo director, Euzébio Paulo de Oliveira. Y éste sí, logró imponer el método científico. Para hacerlo, tuvo de hacer un mapa geológico del país. El mapa tiene información de las rocas, pero, para obtener una indicación de su edad se necesitan fósiles. De esta manera, los fósiles pasaron a se un ítem fundamental dentro del Servicio Geológico y Mineralógico de Brasil. En la década de 1930 estábamos intentando resolver problemas geológicos. ¿Estos terrenos son del Cretáceo o del Terciario?. ¿Había fósiles?. Sí, los había. Pero nadie sabía identificarlos. Muchos de los libros de paleontología estaban escritos por franceses, ingleses, alemanes y norteamericanos. Y estudiaban la fauna y la flora del hemisferio norte. Era imposible identificar a los fósiles acá, salvo alguno que otro. Había que crear una ciencia paleontológica. La solución era entonces mandarle los lotes de fósiles a algún experto en el tema del exterior. Y se pagaba por la identificación del material. Ésa fue la primera solución hallada para los fósiles brasileños. Esa estructura continuó más o menos así hasta el final de la década de 1930. En 1937 se realizó la expedición de la Universidad Harvard a Sudamérica, en la cual los investigadores entraron en Brasil para buscar fósiles. Formaban parte de esa expedición Theodor White y Llewellyn Ivor Price, nacido hace exactamente 100 años en Santa Maria [sur de Brasil], pero que estudió e investigaba en Estados Unidos.

Advertisement