Apicultura Wiki
Advertisement

Origen y evolución de la apicultura en España[]

Ilmo. Sr. D. Juan Carlos Fontanillas Pérez, Académico Correspondiente, 16 de diciembre de 1998.

Cuando el estudioso pretende conocer el origen de cualquiera de las especies vivientes, tropieza con una embarazosa dificultad, la misma que tiempo atrás constituyó un grave problema para el pionero de la conducta animal: Charles Darwin quien en su obra El Origen de las Especies denominó como la Imperfección de los Estratos Geológicos. Y en realidad, al decirse que en las rocas está escrita la historia del pasado biológico desde épocas anteriorísimas a la aparición del hombre sobre la tierra, solo logramos aproximarnos a la verdad, ya que no siempre hallaremos los restos más antiguos en las capas geológicas más profundas y los más contemporáneos en los estratos más externos, como lógicamente puede suponerse, puesto que los muchos accidentes ocurridos en tantos miles de años han desordenado, locamente, la mayoría de los restos fósiles.

Existen muchos depósitos de ámbar en el mundo con inclusiones biológicas, entre los que destacaremos los de Alaska, Canada, New Jersey, México y República Dominicana en el continente americano; Siberia, China y Birmania en el continente asiático y los del Báltico, Francia, Rumania, Sicilia y España en Europa, destacando el yacimiento de Peñacerrada en Alava y el de Rubielos de Mora en Teruel.

De todos los grupos encontrados en Rubielos de Mora, el orden de los Himenópteros destaca de una forma especial por ser el más abundante, después de las moscas o Dípteros, situación que se repite en casi todos los yacimientos del Cenozoico, ya sean de sedimentos lacustres o de ámbar. Aunque se les conoce con los nombres vulgares de avispas, abejas y hormigas, aludiendo a los tres principales grupos morfológicos descritos, entre los paleontólogos y entomólogos se habla preferentemente de Himenópteros, que alude a sus alas membranosas. En el Período Terciario de Estados Unidos se han descrito algunos casos, como una hoja de cerezo (Prunus sp.) con cortes semicirculares en los bordes producidos por una abeja cortadora. También hay evidencias de perforaciones en la madera, ahora fósil hecha por hormigas de hace 60 millones de años (Cenozoico) y también por abejas de la familia Xylocopidae de hace 20 millones de años (Mioceno).

En Rubielos de Mora se han encontrado abejas y hormigas de diferentes castas, lo que nos informa de que, hace 20 millones de años, había insectos que establecían complejas sociedades con separación de funciones, tal como se observa en los mismos grupos actualmente.

Pero la conservación en ámbar es mucho más sorprendente, si cabe, de lo ya expuesto. Se han podido observar, en abejas del ámbar de la República Dominicana de hace entre 40 y 25 millones de años, con diferentes métodos de microscopía electrónica, fibras musculares en las que son incluso visibles las membranas replegadas de las mitocondrias. En una abeja inerme del mismo origen, se consiguió aislar y detectar el primer resto de material genético fósil. Además, se pudo establecer una asociación simbiótica, similar a las actuales, entre esta misma abeja y bacterias del género Bacillus presentes en el abdomen, al detectar restos fósiles de ADN de Bacillus en el tracto digestivo. La resina original reunía dos propiedades clave para evitar la descomposición de cuerpos y tejidos, era antibacteriana y antifúngica y, además, tenía una gran capacidad de deshidratación.

Además, en el ámbar del Báltico, cuya edad se sitúa entre el Eoceno y el Oligoceno (entre 53 y 23 millones de años), se ha hallado un ejemplo evidente de foresis: un pseudoescorpión cogido a una avispa para que lo transporte. Más curioso y sorprendente resulta el hallazgo de diversos ejemplares de Himenópteros con polen de coníferas en sus tractos digestivos en el Cretácico inferior de Siberia, hace unos 135-95 millones de años. Este es el indicio más antiguo sobre la alimentación de los Himenópteros y su relación con la paleoflora. También se han hallado Himenópteros del Cretácico inferior en Las Hoyas (Cuenca) y en el ámbar de Alava.

Ya en el Terciario, se han citado ejemplares de Abeja en el Oligoceno de Izarra, en la provincia de Alava, uno de los cuales pertenece a la abeja Apis aquisextana, descrita recientemente en el famoso yacimiento francés de Aix-en-Provence. Sin embargo, el registro fósil más abundante en nuestro país procede del Mioceno, hace unos 20 millones de años. De esta época se conocen Himenópteros fósiles en los sedimentos de origen lacustre de Rubielos de Mora (Teruel), Ribesalbes (Castellón) y La Cerdaña (Lérida). Por último, de una época muy reciente, hace solamente algunos miles de años (Pleistoceno), se han estudiado celdas de nidificación de abejas solitarias en las islas Canarias.

Hormivispas[]

El ámbar de Peñacerrada es de una excelente calidad, y está repleto de información. El material biológico incluido en las pepitas de ámbar nos está enseñando los organismos, en este caso del mundo de los insectos, que están en las bases de la evolución de casi todos los grupos que conocemos actualmente. Y suceden cosas muy curiosas, como que, de momento, no se han encontrado restos ni de hormigas ni de avispas, porque probablemente todavía no existían. Se han encontrado ejemplares parecidos a unas homivispas, unos organismos que reúnen los caracteres de hormigas y avispas, antecesores comunes de antes de que sus dos universos se separasen.

Hasta este momento se asumía que avispas y hormigas procedían de un tronco común, pero una cosa es una hipótesis y otra poder ver con los propios ojos y tocar con las manos esa realidad.

Resumiendo todo lo anterior y aunque su origen cierto no está muy delimitado, se sabe que no pudieron aparecer antes del Cretácico (hace 120 millones de años), momento en el que se desarrollan las plantas florales. Algunas pesquisas arqueológicas señalan que las abejas existen desde hace al menos 42 millones de años.

Bosquejo histórico[]

La presencia de la abeja en el mundo es, con mucho, anterior a la del hombre, que puede cifrarse en 600.000 años. Nowtt-Nick (1987) estima su existencia en unos 50 millones de años y Butler (1975) señala la aparición de las primeras abejas en un período aún más lejano: 80 millones de años, habiéndose desarrollado a partir de algún predecesor tipo avispa que abandonó una dieta carnívora a favor de otra vegetariana. Este mismo autor localiza su lugar de origen en el sur de Asia, desde donde, ya organizados, pasarían a las zonas más templadas de la ribera mediterránea durante los cataclismos geológicos y fríos glaciales, que ocurrieron en el Eoceno, al principio de la Era Terciaria (Prieto Rodríguez, 1982).

En cuanto a la apicultura, para muchos historiadores se remonta al año 2.400 a.C. en el antiguo Egipto, mientras arqueólogos italianos localizaron colmenas de barro en la isla de Creta con una edad aproximada de 3.400 años antes de Cristo.

De cualquier forma hasta donde se tienen registros, la miel ya era utilizada desde el 5.000 a.C. por los Sumerios.

Una vez aparecido el hombre, estos diminutos y laboriosos seres que, en palabras de Maeterlinck (1981), viven en sociedad sometidos a leyes complicadas y que ejecutan en la sobra cosas prodigiosas, atraen su curiosidad comenzando el aprovechamiento de su miel mediante la caza de nidos, de lo cual da constancia varias pinturas rupestres del Levante español (Cueva de la Araña en Bicorp, Valencia, de 7.000 años de Antigüedad, y en el Barranc Fondo de Castellón), caza cuya realización no debería ser muy diferente al modo en que aún hoy se realiza en algunos puntos del mundo, como describe Eric Valli (1989) de forma muy gráfica, en su trabajo sobre la caza de miel en las estribaciones del Himalaya.

Pero en cuanto a la explotación de colmenas, cabe el honor al pueblo andaluz el haber sido el primero en instalarlas (Prieto Rodríguez, 1982), así Gargoris, andaluz y rey de los Cunetes, y amigo de las abejas fue el inventor del arte de recoger la miel (Sanchez Drago, 1978), recayendo sobre su persona la denominación de Gargoris el melícola.

A lo largo de los siglos, de la importancia que para el hombre iba tomando la cría apícola, dan fe muy diversos autores de la antigüedad que, como Aristóteles, Catón, Varrón, Plinio, Columela o Peladio, se ocuparon en sus obras de la abeja.

En el año 300 antes de Cristo, Aristóteles trataba en sus obras de la crianza de las abejas. Los primitivos Romanos, Etruscos y Sabinos ya usaban la miel como alimento. Los romanos empleaban colmenas hechas con mimbres, corteza de alcornoque, corcho o recipientes de barro cocido. Parece que no solían practicar el apicidio, sino que explotaban la enjambrazón artificial e incluso usaban ya el principio del panal móvil que constituye el principio de la explotación racional, limitada naturalmente a los medios de que disponían.

A finales del siglo II antes de Cristo, citan los autores griegos las primeras colmenas artificiales. Desde entonces ha habido un gran interés en conseguir buena cosecha de miel, puesto que cada vez se le encontraban nuevas aplicaciones.

A medida que pasaba el tiempo notaron que el sabor de la miel era distinto, dependiendo de la variedad de planta que las abejas visitaban. También observaron que cuando las abejas estaban en un prado, los panales contenían más miel que si se instalaban en las cercanías de un bosque o en una ladera de monte bajo.

Otro aspecto que hay que destacar es que cuando estaban en campos de plantas forrajeras, la cosecha era mayor.

En la Edad Media se produjo la decadencia de la apicultura, acentuándose a partir del siglo XVI, tras la introducción en Europa del azúcar de caña y posteriormente de la remolacha. Data de aquella época el desuso y abandono de la apicultura, que descuidada por los campesinos, continuó gozando de cierta atención en algunos conventos, que las siguieron criando.

Sin embargo, las abejas, continuaban difundiéndose de forma natural y sobrevivían superando las dificultades climáticas y alimenticias, puesto que la conservación de la especie quedaba garantizada al acrecentarse su capacidad de enjambrazón.

Sin embargo, la historia científica de estos insectos no comienza en realidad hasta el siglo XVII, con los hallazgos del holandés Swammerdan (Maeterlinck, 1981), siendo a partir de entonces cuando se aprecian avances en la apicultura, de carácter exclusivamente fijista al principio, para tras diversos descubrimientos, dar lugar a la apicultura movilista que ha llegado hasta nosotros.

Para Lopez del Amo (1981), en el desarrollo de la forma movilista destacan los siguientes hechos importantes:

  • 1851: Invención por el clérigo Lorence L. Langstroth (1810-1895) de la colmena de cuadros que lleva su nombre.
  • 1857: Invención por el carpintero Johannes Mehring (1816-1878) de los moldes para las láminas de cera.
  • 1865: Invención por el austríaco Hruschka (1818-1888) de un extractor de miel rudimentario.
  • 1870: Invención del primer ahumador por Moses Quimby (1810-1875).
  • 1874: El biólogo y naturalista George Layens inventa la colmena que lleva su nombre.

En España, donde a lo largo de todos estos siglos hubo importantes manifestaciones que demuestran el interés que la Apicultura despertaba, como la edición en Alcalá de Henares, en 1586, del primer tratado en el mundo sobre ésta materia, por Luis Méndez de Torres (Prieto Rodriguez, 1982), la explotación se mantuvo con carácter exclusivamente fijista utilizándose colmenas de corcho hasta finales del siglo pasado en que Benigno Ledo González en 1.880 trae la primera colmena Layens desde Francia (PRIETO RODRIGUEZ, 1982).

De este modo, la segunda parte del siglo XIX resulta clarificadora para el apicultor español, que se ha ido incorporando progresivamente a las nuevas corrientes del conocimiento apícola, gracias también a las traducciones de textos extranjeros que rápidamente se difunden y a las aportaciones y trabajos de investigadores propios, entre los que destaca Enrique de Mercader Belloch (Murillo Ramos, 1988).

Podríamos afirmar, por lo que respecta a España, que la apicultura toma su máximo empuje a finales del siglo pasado, continuando a principios del presente con la introducción de la colmena Layens por el gran apicultor español Mercader-Belloch, quien pronto diseminó por toda la península dicha colmena, que si bien es de tipo horizontal actualmente en desuso, se emplea hoy todavía en la práctica de la apicultura nómada. Actualmente se emplean ya universalmente las colmenas verticales, es decir con alzas, por su mayor facilidad de manejo y mejor rendimiento en miel.

Como es lógico suponer, estos avances significativos no acontecían al mismo tiempo en toda la geografía nacional, pues mientras en Galicia la importación de la primera colmena Layens ocurría en el año 1880 en Baleares se introduce cuatro años más tarde (Brunet Estarellas, 1985),y en otras regiones de España hubo que esperar hasta principios del siglo XX, como Navarra (Remon Eraso, 1983), e incluso hasta bien avanzado éste, en Extremadura, donde las colmenas movilistas no aparecen hasta los años 40, introducidas por el traslado de una familia valenciana a la comarca de Siberia y por la llegada de valencianos a las Hurdes (Solar Llano et al., 1986).

Poco a poco la apicultura en España comienza a erigirse en una actividad floreciente, llegando en 1935 a la cifra de 1.062.000 colmenas (78.000 movilistas y 984.000 fijistas), según datos del Anuario de Estadística Agraria (A.E.A) de 1985. Como consecuencia de la Guerra Civil, disminuye y no vuelve a ser alcanzado un número superior al millón de unidades, hasta el año 1981, aunque la relación entre movilistas (812.000) y fijistas (201.000) se ha invertido totalmente (Mapa, 1985), con su influencia en el incremento de la producción de miel de este cambio, pasándose de las 6.252 Tm de 1935 a las 20.000 de 1998.

Al referirnos a la apicultura en España no podemos olvidarnos de la extensión que tuvo el Imperio a partir del siglo XV, lo que nos lleva inevitablemente al desarrollo de la apicultura en el Nuevo Mundo y por extensión a la apicultura mejicana.

En el Nuevo Mundo no existían las distintas especies del género Apis por lo que las culturas establecidas en la zona utilizaron otro grupo de abejas: las Meliponinae o abejas sin aguijón. De éstas, las culturas mesoamericanas lograron cultivar diversas variedades de los género Trigona y Melipona entre las que tuvo particular importancia en la especie Melipona beecheii Bennett, que se utiliza todavía en Yucatán.

La trayectoria de la meliponicultura en Yucatán es representativa del fenómeno en el resto del área mesoamericana, a pesar de que en ese sitio alcanzó un grado de complejidad único. Se presupone que inicialmente los mayas llevaban a cabo la explotación de las abejas robando la miel de las colonias silvestres. Más tarde, cortaban los troncos en los que existían los nidos, los transportaban al alero de su vivienda y los cuidaban hasta el momento de su cosecha. La protección de los nidos naturales seguramente enseñó al meliponicultor sobre la necesidad que tenían las colonias de recursos florales y su susceptibilidad a factores físicos tales como la lluvia y el viento. De esta manera aprendieron a proteger sus colmenas dentro de chozas y a colocar sus troncos en un armazón especialmente diseñado. Esta actividad alcanzó una eficiencia semejante a la efectuada con A. mellifica en la Europa de los siglos XVI al XVIII, especialmente en lo que se refiere a producción y reproducción de las colonias, mecanismos para reducir la enjambrazón, etc. Fernández de Oviedo en su historia general y natural de las Indias, describe la actividad apícola y el intenso cuidado de las abejas que tenían los mayas durante la colonización. Asimismo resulta evidente que la meliponicultura en esa época estaba más extendida que la apicultura en cualquier país de Europa.

La miel fue el recurso principalmente utilizado por los mayas para la fabricación del balche, bebida que incluía, además de miel, corteza del balché (Lonchocarpus longistylus Pittier) y agua, y que se utilizaba en festividades religiosas. El documento más antiguo sobre aspectos relacionados con la apicultura en la península del Yucatán es el códice Troano, en el cual hace mención a las festividades religiosas de los apicultores, festejos similares fueron descritos por el obispo Diego de Landa, quien comenta que durante los meses de noviembre y diciembre, los apicultores mayas celebraron fiestas dedicadas principalmente al dios Ah-Muzencab para asegurar un buen flujo de néctar.

La miel fue el tributo que los campesinos mayas pagaban a los halach-uinics, y fue objeto de un intenso comercio que realizaban por mar desde Tabasco con Honduras y Nicaragua, así como con el imperio mejicano. A cambio de miel y cera, los mayas probablemente recibían semillas de cacao y piedras preciosas.

Con la llegada de los españoles a América, podría pensarse también en la introducción de la abeja común europea (Apis mellifica); sin embargo, la metrópoli siempre consideró la venta de miel y cera como un monopolio real y exclusivo de España. No obstante, debido a las actividades religiosas surgió una fuerte necesidad de contar con un mayor suministro de cera, imposible de cubrir desde España; por ello, al ocupar en la península de Yucatán el sitio que correspondía a la casta de los halch-uinics, los españoles les exigieron cera como tributo. Con la introducción de la caña de azúcar y el desarrollo de grandes haciendas azucareras en la región central de Nueva España, la miel pasó a ser un producto de importancia secundaria; la necesidad de utilizarla como endulzante se redujo, y solo se empleaba para la fabricación del balche.

La extensión de la meliponicultura en Yucatán puede medirse por las primeras listas de tributos que los españoles exigieron en 1.549: de 173 pueblos del estado de Yucatán, sólo 5,8% no pagaron con miel y cera; en total, la lista cubría 2.438 arrobas (aproximadamente 29.300 Kg) de cera y 276 arrobas (cerca de 3.300 Kg.) de miel que, en términos de la población entonces existente en el estado de Yucatán equivalía a una arroba (12 Kg) de cera por cada 20 personas y a una de miel por cada 295 personas. La intensidad de la actividad puede conocerse si se considera que una choza-apiario contaba normalmente con alrededor de 100 a 200 troncos-colmena.

La cera recogida por los españoles se comercializaba a través de los puertos de Sisal, en Yucatán y de Campeche, hacia el puerto de Veracruz y a otros del Imperio Español; por ello, a esta cera, que en realidad es un cerumen (mezcla de cera con propóleos), se le conoció como cera de Campeche. En general, la estructura económica tributaria y el sistema de explotación de las meliponas se mantuvo durante toda la colonización, por lo que los españoles nunca introdujeron la abeja europea común a las regiones mayas, especialmente a la península de Yucatán.

La introducción de la abeja europea a Méjico no fue directa; la evidencia indica que las abejas europeas de la raza Apis mellifica se introdujeron primero en Florida, a fines del siglo XVII, cuando esta península era posesión española, con la finalidad de obtener alguna utilidad económica dado que la contribución de ese sitio al imperio era mínima y en ocasiones nula.

La llegada de la abeja europea a México no implicó su introducción a Yucatán; incluso en 1.821, ésta no se conocía en esa región pues la cera que comercializaba la península con el resto del país seguía siendo la de Campeche. La razón principal de esta omisión fue la probable resistencia de los meliponicultores a trabajar con una abeja que picaba, además de que no existía una necesidad económica, ya que la meliponicultura estaba bastante desarrollada y cubría en su totalidad la demanda de miel y cera.

La introducción de la abeja europea en Yucatán se llevó a cabo desde Estados Unidos a fines del siglo pasado y principios del presente. Es sintomático el hecho de que la abeja común se le conozca en la península como la abeja americana. La raza que se introdujo fue Apis mellifera mellifera; la abeja italiana, Apis mellifera ligustica se llevó a Méjico después de 1.991.

En conclusión, puede decirse que la actividad apícola en México durante los siglos XVI, XVII y XVIII se concentraba en la meliponicultura y que no fue hasta el siglo XIX que la introducción y dispersión de la abeja común de la raza Apis mellifera mellifera comenzó a transformar esta actividad, sobre todo en la región central del país. De hecho, la apicultura moderna se basa en la abeja europea, especialmente de la raza Apis mellifera ligustica, y en la tecnología de la colmena de marcos móviles, que no se inició en México hasta el presente siglo y se difundió después de 1.920.

Todos estos acontecimientos históricos en cuanto a la evolución de la apicultura llevaron consigo el desarrollo de las colmenas y los sistemas de explotación de éstos.

Las primeras colmenas rústicas, se llamaron también aldeanas, dujos, corchos, yacientes, etc., dependiendo de la región. En Cataluña se denominan arnas, ruscs o bucs. Pueden consistir en vasos de barro cocido, cestos de mimbre, cestos de junco, cestas de paja, de caña, de corcho o casetas de madera más o menos paralelepípedas.

Las colmenas rústicas presentan una serie de defectos, figurando entre ellos la práctica de la matanza necesaria para la extracción de miel, que se suele realizar a principios de otoño. En todo caso, siempre se práctica después de la formación de un enjambre como mínimo. El apicidio no es aconsejable pues sacrifica la familia con reinas jóvenes mientras que el enjambre que se recupera lleva consigo a la reina vieja. El apicidio se realiza siempre al anochecer o al amanecer: se tapan las rendijas con trapos mojados o con tierra y luego se introduce en la colmena anhídrido sulfuroso, muriendo las abejas y la cría por asfixia.

Las colmenas rústicas se suelen colocar de forma vertical si se trata de un tronco hueco o de un recipiente agujereado por sus extremos, poniéndoles tejas, tablas o ladrillos en la parte superior, para hacer las funciones de techo.

Ya en la época romana, sin embargo, había empezado a adoptarse la colmena de tipo horizontal, y más tarde también lo hicieron los egipcios, evitando así el apicidio.

Hoy se admite la siguiente clasificación de las colmenas:

  • Fijas
  • Mixtas
  • Móviles o de cuadros.

En las Colmenas fijas, los panales están construidos soldados a las paredes de la colmena. Pueden ser de uno o dos compartimentos, constituyendo las colmenas denominadas vulgares y de casquete.

Las colmenas vulgares, tienen la forma de una campana más o menos espaciosa y aplanada, siendo generalmente de paja o de mimbre, aunque también pueden emplearse otros materiales. Las más corrientes están formadas por cestos de paja tejida con refuerzos de mimbre. Hay que dotarlas siempre de cruceros horizontales de madera, que impidan el desprendimiento de las ceras nuevas.

También pueden consistir en zarzos de mimbre u otro arbusto ajustado a una armadura periférica de avellano, con un mango saliente para facilitar la maniobra. Además se ha de untar el zarzo por fuera con barro, protegiéndola finalmente con un capuchón de paja de centeno.

Se usa igualmente para la construcción de colmenas fijas vulgares, troncos de árbol hueco, bien de roble o de corcho mitades de tonel y cajas de formas diversas; pero tales disposiciones no dan tan buenos resultados como los cestos.

Las colmenas mixtas, llamadas también semimóviles, se componen de una parte inferior con panales fijos, de madera o de paja, y otro consistente en un alza de madera, con varios cuadros móviles (de 9 a 13) de dimensiones variables, que se adaptan al cuerpo de la colmena.

Las colmenas de cuadros móviles se basan en la particularidad de que las abejas no construyen los panales pegados al techo ni a las paredes y se pueden sacar de la colmena y volverse a colocar.

No puede decirse que el sistema sea moderno, pues en realidad Huber, en el siglo VIII, logró hacer una colmena de panales móviles. En el siglo pasado, hacia el año 1838, Dzierzon mejoró las colmenas de tablillas, y dio movilidad incompleta a los panales, perfeccionándola sucesivamente.

En 1851, el apicultor americano Langstroth consiguió ver realizado un anhelo universal, la movilidad completa de los panales, obtenida por medio del cuadro móvil, que él diseño y que, juntamente con su colmena, dio origen al sistema moderno movilista. La sustitución de las tablillas por cuadros completos fue la decisiva orientación para evitar que las abejas pegasen los panales a las paredes de la colmena, y el techo movible, también de ésta, fue el principio de las colmenas llamadas americanas, inventadas por Langstroth.

Poco después, en Alemania, el barón de Berlepsch obtenía el mismo resultado en el cuadro de la colmena de Dzierzon, que estaba perfeccionando, sin tener conocimiento aún del invento del apicultor americano. Hubo partidarios de uno y otros, que sostenían la prioridad de los respectivos inventos, reconociéndose al fin por todos que el primer inventor fue Langstroth, sin que ello mermara la gran fama del alemán. La colmena americana cada día más perfeccionada, ha sido el punto de partida de innumerables inventos que, a partir de 1852, se hallan en uso, sustituyendo rápidamente a las colmenas fijistas.

El sistema movilista, en su perfeccionamiento, ha servido de base a dos tipos corrientemente usados: el de la colmena vertical (Langstroth, Dadant, Voirnot, etc.), y el de la colmena horizontal (Layens, Karel de Kessel, etc.).

Ambos tipos de colmenas van provistos de cuadros móviles, dentro de los cuales las abejas construyen sus panales. Las diferencias que distinguen a uno de otro tipo estriban en la forma de extender la capacidad de la colmena.

La colmena horizontal es siempre de capacidad limitada, por grande que sea el tamaño que se la de. El modelo, que pudieramos llamar matriz de las colmenas horizontales, es el del gran apicultor francés Layens, por lo que se suele llamar a este tipo colmena francesa; pero corrientemente es conocida con el nombre de su creador: colmena Layens.

La colmena vertical es de capacidad ilimitada. Se aumenta verticalmente, añadiendo al cuerpo de colmena otras alzas, tantas como permita la potencia de la población y los recursos melíferos de la zona.

Para regiones con abundante floración y ricas, por lo tanto, en néctar, como existen en nuestro país, se han concebido adaptaciones posteriores en la colmena descrita; típico ejemplo de ello son las colmenas construidas por fabricantes españoles bajo el nombre de Dadanror, Perfección y otras.

Hay colmenas especiales, con fondo inclinado o tolva. Este procedimiento permite la rápida limpieza del cuerpo de cría y una ventilación más fácil. Entre éstas recordamos la Tonnelli y la de Peret Mesoneuve.

También podríamos hablar de las colmenas de observación cuyas paredes de vidrio, están protegidas por porticones de madera. Sirven para observar el comportamiento de las abejas. No están muy difundidas y se hallan especialmente en centros de investigación.

En cuanto a la situación actual en España, en la actualidad el número de colmenas en explotación en España puede cifrarse entre 1,2 millones a 1,5 millones de unidades, de las cuales el 81,9% son movilistas y el resto fijistas, con una producción total de miel cercana a las 20.000 Tm.

Sin embargo este elevado porcentaje de colmenas movilistas no debe hacernos pensar que la situación en nuestro país es pareja a la de otros países productores, dado que la gran mayoría de estas colmenas son del tipo Layens y tan sólo existe un 3,6% del tipo Alzas (Nebot, 1987).

Actualmente, en el mundo las colmenas rústicas de corcho, mimbre o tronco, son piezas de museo, utilizadas para estudio e historia, pero no para explotación, y las Layens hace más de 30 años que han sido sustituidas por las de alzas (Nebot, 1987) lo cual se traduce en la diferente producción conseguida por colmena y año. Así, mientras el rendimiento medio en miel/colmena en España era en 1997 de 18 Kg en otros países era superior (Canadá, más de 50 Kg; Méjico, 33; República Popular China, 23; USA y Argentina 22).

Por otra parte (Devesa et al., 1987), la situación de la apicultura en las diversas regiones de la geografía nacional es bastante heterogénea en cuanto a número de colmenas en explotación y modernidad de las mismas, de la cual da idea la relación entre el número de movilistas y el de fijistas, que oscila entre 0,5 en Asturias y 5,9 en Aragón y, muy por encima de estos valores la comunidad Valenciana, con un índice de 40,6.

En cuanto al número de apicultores españoles no existen cifras claramente definidas, con notables diferencias entre las aportadas por los distintos autores. Así Gómez Pajuelo (1987) considera una cifra total de 100.000, de los cuales el 70% son aficionados y producen solo para autoconsumo, PERIS (1987) señala 20.000 y sólo el 10% son profesionales, con más de 400 colmenas cada uno, y el 90% restante son semiprofesionales, que explotan un número reducido de colmenas, y aficionados.

La apicultura española se caracteriza hoy fundamentalmente por la trashumancia, cuya práctica se ha ido extendiendo a todas las regiones, aunque existen apicultores y profesionales que ejercen una actividad sedentaria en Andalucía y en algunas provincias del Norte. Las rutas seguidas en la trashumancia son diferentes para los apicultores de las distintas Comunidades Autónomas, y dentro de éstas, para los de cada provincia y zona. Además puede señalarse, la coexistencia de un tercer sistema de explotación, que no cabe incluirlo en los anteriormente mencionados, al ser de carácter intermedio, denominándosele semifijo, practicado en Extremadura y Salamanca.

© Real Academia de Ciencias Veterinarias de España.

Apicultura en España[]

  • Félix Herrero García
  • Extractado de Lo que Ud. tiene que saber de la abeja y la miel.

Debido a las condiciones climáticas y a la variedad y calidad de las plantas silvestres, la actividad apícola se desarrolló en España desde los tiempos más lejanos. Viejas pinturas rupestres del Paleolítico como las descubiertas en 1922 por el profesor Hernández Pacheco en la Cueva de la Araña (Valencia), actualmente Patrimonio Cultural de la Humanidad, así lo atestiguan y ponen de manifiesto que los productos de las abejas fueron aprovechados por el ser humano con anterioridad a la aparición de la agricultura y la ganadería.

Ya desde la Antigüedad muchos fueron los pensadores españoles o relacionados con España que estudiaron el mundo de las abejas. Intentaremos destacar los más importantes:

  • Plinio estudió el curioso hecho de la trashumancia de nuestras colmenas, indicando que el Imperio Romano consumió siempre gran cantidad de miel procedente de nuestro país.
  • Marco Terencio Varrón dice que cuando el mandaba las tropas de Roma en Hispania conoció a dos hermanos de la comarca de Falisco que ganaban 10.000 sextercios al año por la venta de miel.
  • Columela, nacido en Cádiz, en su tratado de Agricultura hace una extensa exposición sobre los cuidados que se deben prestar a las abejas y a sus productos.

Durante la Edad Media se produce en España al igual que en Europa cierta decadencia apícola debido al auge de la agricultura y a la entrada de azúcar de caña, quedando la apicultura reducida a los monasterios porque éstos necesitaban mucha cera para la fabricación de velas. Las crónicas de la época cuentan también que durante ese tiempo algunos señores feudales recibían de buen grado el vasallaje de sus súbditos a base de miel, pues el azúcar que llegaba de Arabia era escaso y caro.

Las operaciones apícolas más comunes durante este período se limitaban a capturar enjambres salvajes durante la primavera y a asfixiarlos en otoño para recoger su miel. Con el paso del tiempo aprendieron a conservar algunas colonias desde el invierno hasta la primavera alimentándolas con la miel que habían recolectado.

A partir del siglo XIV en suelo español aparecieron diferentes grupos de bandoleros que no sólo atacaban las caravanas sino que se acercaban a los colmenares para robar la miel.

Esa situación obligó a los apicultores a unirse en hermandades para defenderse mejor, siendo las más famosas las de Toledo, Talavera, Ciudad Real y Sevilla. Esas hermandades, constituidas en gremios, regulaban los asentamientos de colmenas mediante la llamada “reserva de posada”, que abarcaba 4 kilómetros.

También crearon una especie de policía que vigilaba los montes. Otros problemas en aquellos momentos fueron igualmente los frecuentes ataques de los osos y los incendios, muchos de ellos provocados para ampliar las zonas de pastoreo y de labranza.

A finales del siglo XVI se producen una serie de descubrimientos sobre la biología de la abeja que van a dar origen a un gran avance en la apicultura. Y así, se diseñan colmenas con mecanismos superiores que funcionan a modo de alzas y que facilitan la obtención de enjambres artificiales y la extracción de la miel sin matar a las abejas.

Luis Méndez de Torres escribe un interesante libro titulado Tratado breve de la cultivación y cura de las colmenas (Alcalá de Henares, 1586) en el que por primera vez se dice que la reina de la colmena es una hembra, no un macho como se había creído hasta entonces. También fue este pensador quien difundió en España las Ordenanzas de los Colmenares de Sevilla, organización creada por Alfonso X el Sabio.

Posteriormente otros autores como Jaime Gil, Alonso de Frías, Vicente del Seixo, José Antonio Sampil, José Rivas y Pérez, etc., extendieron por todo el país esta actividad.

En torno al año 1851 aparece la apicultura racional con las primeras colmenas movilistas, la hoja de cera estampada, el extractor, etc. Un poco más tarde, en 1880, el sacerdote gallego Benigno Ledo, maestro de generaciones enteras de apicultores, instaló en nuestro país la primera colmena Layens, de origen francés, bien preparada para la trashumancia. Por su parte, Mercader-Belloch, fundador de la primera revista apícola titulada El Colmenero Español, y que fue el que más dio a conocer la colmena Layens.

En 1917, Teodoro José Trigo patenta la colmena Perfección, modificando levemente la colmena inventada por Lorenzo Langstroth. Otro impulsor de la apicultura fue León Lacasia, párroco de Ustes (Navarra) y profesor durante muchos años de la Escuela de Apicultura de la Diputación de Navarra y del Seminario Conciliar de Pamplona. En esta época es cuando se perfeccionan los sistemas de control de la enjambrazón, se generaliza la trashumancia, se mejora el proceso de extracción y se empieza a reconocer el papel de las abejas en la polinización de las plantas.

Bibliografía[]

Advertisement