Apicultura Wiki
Advertisement

Miguel Esteves Saguí, abogado porteño, convencional por Buenos Aires en la Asamblea Legislativa que dictó la Constitución Argentina de 1853. Es autor conjuntamente con Angel Peluffo y Luis Olivera del informe publicado en los Analales de la Sociedad Rural Argentina, en 1876 sobre Las Abejas.:

Las razones de 1853: cárceles limpias, abolición de tormentos y azotes[]

Esteves Saguí, abogado porteño, solicita que supriman los castigos corporales, las torturas y otras penalidades a que son sometidos en la cárcel de Buenos Aires los presos. Reitera acusaciones expuestas anteriormente. Pero, ¿qué? -dice-, si aún resuenan todavía esos golpes martirizantes dentro de unos muros que llaman cárcel pública [...] sean 25, sean 50, sean 75 como dice una acordada del Tribunal de Justicia, aplícanse todavía, señores, esos tormentos que rebajan, que envilecen al hombre por culpable que sea, que lo pierden para el arrepentimiento, no pueden aplicarse. Y luego alude a los cuerpos militares y a las guarniciones de frontera: allí las arbitrariedades se cometieron no en los días de acción ni frente al enemigo, sino donde quiera que ha habido soldados. Los azotes y los golpes, la tortura, son elementos cotidianos: el método de una organización totalitaria y vertical. No existen dudas. Nadie replica en el Parlamento.

Acuerdo de San Nicolás de los Arroyos[]

El acuerdo de San Nicolás firmado entre Juan Manuel de Rosas y Justo José de Urquiza. Véase el libro on line pone de manifiesto lo siguiente:

El trabajo original tiene una primera parte que es anecdótica y habla de lo que sucedió entre los meses de mayo y junio de 1852 en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos. Parte a la que no voy hacer mención para ir directamente a los motivos que marcaron el camino a la disidencia entre Porteños, el Interior y el Litoral. El Acuerdo hizo renacer el enfrentamiento puerto–interior, no mostrado cuando los liberales porteños hicieron una sola causa junto a los caudillos del interior y el litoral para enfrentar a su enemigo común. Ante una actitud discordante del interior y el litoral los liberales porteños tomaron una posición irreconciliable, transformando el acuerdo en un desacuerdo. El localismo defendido por el puerto no era una forma aberrante de la organización social destinada a perpetuar en el poder a los caudillos, sino respondía a modalidades que habían adquirido las relaciones de producción y los circuitos económicos en el territorio de las Provincias Unidas. La Organización Nacional adquirió en cada provincia significados diferentes en función de sus esquemas económicos. Los intereses del sector mercantil – portuario y de los terratenientes exportadores se homogeneizaron en torno a su circuito productivo, creando una estabilidad política interna en la provincia. Sin embargo, la hegemonía de intereses era relativa y variaba según las alternativas que presentaban las relaciones política – económicas de Buenos Aires. Por lo tanto, los intereses de las partes en disputas prevalecieron sobre los principios de Urquiza; Orden, Fraternidad y Olvido de todo lo pasado.

Ahora bien presentado el tema, estos son los acontecimientos que se produjeron después de firmado el Acuerdo.

La caja de resonancia de la disconformidad fue la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires que desde el 8 al 23 de junio de 1.852, se asistió a secciones en las que la oposición al Acuerdo y a Urquiza alcanzó subidos tonos.

En consecuencia, ...“Sin conocerse aún el contenido del documento formalizado en San Nicolás, surge en Buenos Aires, principalmente entre los hombres del antiguo partido rivadaviano, una fuerte oposición. Los principales líderes en la Legislatura son los diputados Irineo Portela, Miguel Esteves Sagui, Pastor Obligado y otros. La resistencia es alentada desde los periódicos Los Debates, que dirige Bartolomé Mitre, y El Nacional, inspirado por Dalmacio Vélez Sársfield.

Los más activos opositores al Acuerdo de San Nicolás se pusieron en evidencia en la sesión de la Cámara del día 6 de junio, en la cual se hace presente una minuta firmada por De la Peña, Esteves Sagui, Portela, Obligado y Lynch, manifestando que el controvertido Acuerdo afectó "intereses de alta importancia para la provincia y cuya consideración es de competencia de la H. Sala". Se reclamó también que la Sala se constituyera en sesión permanente y que el gobierno concretara el conocimiento oficial del texto, ya publicado por los diarios.

Mis memorias: (infancia-adolescencia) de Lucio Victorio Mansilla[]

Otra casa por el estilo había en Buenos Aires, calle San Martín, de mi tío don Francisco Saguí (tío también del doctor don Miguel Esteves Saguí que la heredó); la única con pararrayo y con ascensor para la comida, estando la cocina en el subsuelo.

La escuela de niños y niñas de poca edad, quedaba en la esquina de Cangallo, acera de un templo protestante, que entonces no existía. Pertenecía a Misia Candelaria Soria, una señora salteña muy respetable. Allí estuve con Adelina Rocha, ya lo dije, las de Vernet y otras que viven de esa generación, o que ya emprendieron el eterno viaje. Esta escuela se mudó después a los altos de la calle de Maipú, mirando al río, entre Cangallo y Cuyo, o sea a la casa de la madre del doctor don Miguel Esteves Saguí (sobrino carnal de mi tío don Francisco Saguí, a quien heredó; mi tía Andrea no tuvo hijos).

Véase también[]

Libros del autor[]

  • Miguel Esteves Saguí. (1980). Apuntes históricos. Buenos Aires:Academia Nacional de la Historia. 292 páginas. Biblioteca.
  • Miguel Esteves Saguí. (1850). Tratado elemental de los procedimientos civiles en el foro de Buenos Aires. Buenos Aires: Imp. Americana. 788 p.; 24 cm. Biblioteca.
  • Miguel Esteves Saguí. (1875). Manifiesto al público relativamente a la inversión de los fondos recibidos para la construcción del Lazareto Municipal. Buenos Aires:Imprenta M. Biedma. 242 pág. Biblioteca.
  • Miguel Esteves Saguí. (1980). Apuntes históricos: Recuerdos para mis hijos al correr de la pluma. Buenos Aires: Argentina. Academia Nacional de la Historia. 292 p. Biblioteca.
  • Miguel Esteves Saguí. (1850). Tratado elemental de los procedimientos civiles en el foro de Buenos Aires.—Un vol. de 788 Págs. Buenos Aires, Imp. Americana, ed. de 1850.
  • Serrano Redonnet, Antonio E. Fábulas forenses de Miguel Esteves Saguí. Buenos Aires Universidad de Buenos Aires, 1981. 175 p. : láms.
Advertisement