Apicultura Wiki
Advertisement

Luis Francisco Thiriot, agrimensor francés que realiza la consulta a la Sociedad Rural Argentina para salir de duda si las abejas eran nocivas a las plantas frutales. En 1876, era Inspector Nacional de agricultura en Córdoba. Argentina.

Libros del autor[]

  1. Luis Francisco Thiriot. (1870). Desvelos de las combinaciones maquivélicas de la Lotería de Córdoba. Buenos Aires : Impr. Pablo Coni, 1870. 63 p. (La Salvación de los pueblos). Dedicado a D. Domingo F. Sarmiento. $ 63. Biblioteca de la Sociedad Argentina de la Información. Av. Pueyrredon 854 piso 11 A. (011) 4961-0102. (011) 4962-9115. El libro se ofrece.
  2. Luis Francisco Thiriot. (1892). Situacion financiera y económica de la Provincia de Córdoba al 17 de mayo de 1892, día en que se recibió del gobierno Manuel D. Pizarro. Editorial: Córdoba, Imprenta "La Minerva" de A. Villafañe, 1892.
  3. Luis Francisco Thiriot. (1901). Estudio sobre los presupuestos de la república, las provincias y los municipios argentinos. Editorial: Buenos Aires, Compañía sud-americana de billetes de banco, 1901.

Historia de la Bolsa de Comercio de Córdoba[]

Historia de la Bolsa de Comercio de Córdoba – 1900 - 1975 Mansilla, don José Vicente de Olmos, don Santiago Gowiand, don Joaquín Cornet y don Rudecindo Ibazeta (18), personas que se destacaban ya como políticos, ya como propietarios y hacendados, ya como vinculados al alto comercio.

Esta entidad tuvo por sede una casa en la acera Norte de la segunda cuadra de la calle San Jerónimo, cuyos poseedores, don Luis Colodro e hijo, la habían alhajado con valioso mobiliario y adornos. Todo permite inferir que su actividad fue más mundana que comercial, pues las crónicas aluden principalmente a fiestas y recepciones, varias de las cuales debieron suspenderse por el duelo de las familias de los héroes del “Regimiento Córdoba” en la guerra de la Triple Alianza (19).

Precaria fue la existencia del Casino; como que una solicitada del 22 de octubre de 1867, suscripta por los gerentes, da cuenta de su disolución “por el desbande general a marcha precipitada de los socios”, al borrarse como tales después del último baile. No atribuían el hecho a cuestiones políticas, “desde que los asociados pertenecen a ambos partidos, y lo mismo se han borrado los unos que los otros”20. Lo más probable es que la institución no cumplía con los fines fundamentales que determinaron su creación; y es sintomático el hecho que su finalización se superpuso con la creación de la Bolsa Comercial a que hemos aludido anteriormente.

Encontramos la primera noticia en “El Eco de Córdoba” del 4 de octubre de ese año 1867, o sea tres semanas previas a aquel comunicado. “El domingo 6 -leemos- se instalará en el Café Central la Bolsa Comercial, por cuya realización ha trabajado constantemente el señor don Guillermo Álvarez, secundado por otras personas”. Y comentaba: “La Bolsa Comercial era una necesidad urgentemente reclamada entre nosotros por las proporciones y desarrollo que cada día toma el comercio, cuyas operaciones se hacen más vastas, requiriendo por lo tanto un centro donde los capitalistas, los hacendados y los propietarios se reúnan para acordar todo aquello que concierna al fomento de la industria, etc..”. Ante una regular concurrencia se efectuó la inauguración y se constituyó la comisión directiva provisional. Resultó elegido para presidente don Julio Fragueiro, cordobés; vicepresidente, don Santiago González, español; vocales, don Adolfo von der Wall, prusiano, y don José María Méndez; y secretario, el francés don Luis E. Thiriot: La elección no puede haber recaído en sujetos mas competentes, por lo que creemos -señala la crónica- que este nuevo establecimiento prestará muy buenos servicios al fomento del comercio de esta plaza ¡Sea bien venida la Bolsa Comercial! (21) Entre la inauguración y las reuniones posteriores se habría resuelto reemplazar el nombre de Bolsa por el de Sala, pues Sala de Comercio la mencionan en adelante tanto El Eco de Córdoba como El Progreso, cuando se convocó a todos los socios inscriptos para el domingo 21 de octubre a fin de aprobar el reglamento presentado por la comisión directiva (22). Probablemente se hallaría demasiado pretenciosa la primera denominación.


  • 18 El Eco de Córdoba, 3 de julio de 1866.
  • 19 El Eco de Córdoba, 4 de julio, 14 de agosto y 11 de octubre de 1866, y 18 de mayo de 1867.
  • 20 El Eco de Córdoba, 22 de octubre de 1867.
  • 21 El Eco de Córdoba, 9 de octubre de 1867.
  • 22 El Eco de Córdoba, 19 de octubre de 1867, y “El Progreso”, 20 de dicho mes.

Véase también[]

Enlaces externos[]

Córdoba 1900-1975].

Advertisement