Apicultura Wiki
Advertisement
Gigantismo insular
http://www.culturaapicola.com.ar/fotos/Gigantismo.jpg
La enorme águila de Haast (3 metros de envergadura alar) cazando dos moas gigantes en Nueva Zelanda. Hoy, estos dos ejemplos de gigantismo insular están extintos
http://www.culturaapicola.com.ar/fotos/Megachile_pluto.jpg
Megachile pluto dibujada por el Dr. H. Friese en 1911 en tamaño real.


El gigantismo insular es la otra cara de la moneda del enanismo insular. Al igual que este último proceso de especiación alopátrica, el gigantismo insular se da en animales que colonizan islas apartadas, pero en este caso las especies afectadas crecen paulatinamente con el tiempo en lugar de encoger. Dado que el tamaño es una característica altamente variable, el crecimiento puede darse con rapidez, obteniéndose resultados sorprendentes en menos de un millón de años. Las causas de este proceso son fundamentalmente las siguientes:

  • Ausencia de depredadores: Muchos roedores y otros animales son pequeños y ligeros porque eso les permite escapar rápidamente de sus enemigos y ocultarse en la primera grieta que aparezca. Si esos depredadores son inexistentes en la nueva isla y los recursos son abundantes, esa ventaja desaparece, y los animales pequeños resultan vulnerables a los animales más grandes de su propia especie (que en otras condiciones serían eliminados por la selección natural ejercida por la depredación). Con el tiempo, la primitiva población evoluciona a especies cada vez mayores en tamaño. A modo de ejemplo pueden citarse las ratas gigantes (Papagomys armandvillei) de la isla de Flores, en Indonesia, que alcanzan los 45 centímetros de cuerpo y hasta casi 70 de cola, y que servían de alimento al pequeño homínido nativo Homo floresiensis; el lirón (Hypnomis) y la musaraña (Nesiotites) gigantes del Pleistoceno de las islas Baleares; las moa-nalos (anátidas gigantes) de Hawaii, los grandes cisnes de Sicilia (Cygnus falconeri) o las famosas tortugas gigantes de las islas Galápagos (Geochelone elephantopus).
  • Ausencia de competidores: La falta de animales que ofrezcan algún tope al tamaño que una nueva especie puede conseguir por ocupar el nicho ecológico correspondiente puede llevar a adaptaciones realmente extrañas. Así, en Nueva Zelanda pueden encontrarse grillos ápteros gigantes como los del género Weta, de tamaño y hábitos similares a los de los roedores (ausentes originalmente de las islas), mientras que en Madagascar (isla carente de primates superiores) hubo un lémur (Megaladapis) similar al indri que llegó a tener el tamaño de un orangután.
  • Presencia de presas grandes: Aunque es muy raro que un carnívoro de cierto tamaño consiga cruzar un ancho brazo de mar para colonizar una isla (el cocodrilo marino sería una de las pocas excepciones), no lo es tanto que pequeños depredadores lo consigan sobre ramas y troncos a la deriva, en especial los de hábitos insectívoros que pueden alimentarse de los propios insectos de la madera mientras dura la travesía. Una vez en la isla colonizada pueden encontrarse con toda una gama de presas nuevas y una ausencia de depredadores o competidores que las cacen. En consecuencia, los carnívoros colonizadores se diversifican con el tiempo ocupando todos los nichos posibles, y muchas de las especies que generan crecen hasta especializarse en la captura de animales de tamaño medio-grande. Éste es el caso, entre otros, del dragón de Komodo (Varanus komodensis), el mayor lagarto que existe actualmente, que evolucionó a partir de varanos de tamaño modesto y se especializó en la caza del elefante enano de Flores; el fosa (Cryptoprocta ferox) de Madagascar, un vivérrido con el tamaño y hábitos de un felino; o la gigantesca águila de Haast (Harpagornis moorei) de Nueva Zelanda, que triplicó la envergadura de sus ancestros australianos del género Hieraaetus y se especializó en la caza de las enormes moas.

Gigantismo insualar en abejas[]

La especie Megachile pluto, comunmente denominada Abeja de Wallace.

En 1859 una abeja fue encontrada en las selvas de Indonesia por el famoso naturalista, Alfred Russel Wallace. No se encontró ningún otro rastro de ésta por 120 años y se creía que estaba extinta. Para el asombro de muchos, la abeja de Wallace fue reencontrada, después de un largo período de tiempo. Esta especie Megachile pluto, es la abeja más grande del mundo, siendo un caso de gigantismo insular.

La hembra de Megachile pluto, fue dibujada por el Dr. H. Friese (1911), está cubierta con una piel negra aterciopelada, pero ella tiene una franja de piel blanca en la parte delantera de su abdomen. Esta tiene quijadas enormes para recoger la resina.

Véase también[]

Advertisement