Flora apícola, Flora melífera, Flora nectífera o Flora polinífera, se denomina de esta manera al conjunto de plantas, arbustos e hierbas que pueblan una determinada región y son de interés económico para la apicultura.

Importancia económica de la flora.[editar | editar código]

La importancia de la misma radica en que: no todas las especies vegetales son de interés para la apicultura. En virtud que una especie puede ser muy nectífera pero esta especie puede tener una baja ponderación en el número de individuos por hectárea. Por lo tanto el aprovechamiento que una colmena tiene de la especie vegetal a que nos referimos es de baja importancia económica. Otras especies vegetales hacen un gran aporte de polen, pero sus flores entregan poco néctar. El escalonaimiento de la floración también es un factor importante, hay especies vegetales que florecen muy temprano, e incentivan la colmena para que esta comience a reproducirse y hay especies vegetales que lo hacen sucesivamente a lo largo del año. Si bien la mayoría florece en la estación de primavera y verano. Los apicultores en el transcurso de generaciones conocen la flora apícola de cada lugar, aprovechando la misma, aún a cuesta del traslado o transhumancia de sus colmenas, a fines de lograr un escalonamiento de los recursos nectíferos y poliníferos.

Gradientes térmicos y altitudinales.[editar | editar código]

Dependiendo del país o continente donde se practique la apicultura, el apicultor sabe que debe realizar la transhumancia de colmenas del valle a los prados de montaña. O trasladar al norte o al sur (según el hemisferio) para aprovechar la flora de origen más tropical o subtropical. Conoce perfectamente el calendario o la fenología floral de cada especie vegetal, que desea explotar. Es muy diferente producir mieles en bosques, o mieles de praderas.

Resulta más simple producir mieles en cultivos difundidos en el mundo por el hombre, en virtud que es factible manejar los ciclos fenológicos de los mismos, y solo cambia la estación de siembra si estamos en un hemiferio o en el otro.

Especies arbóreas con aptitud melífera.[editar | editar código]

Sería innumerable la cantidad de especies que deberíamos describir, propias para cada región, pero como ejemplos citaremos las más difundidas:

  • Eucalyptus (Eucalipto): Este género tiene ciento de especies, en general todas son muy nectíferas. Hay especies que florecen en verano y otras en invierno (Eucalipto medicinal). Orignarias todas de Australia y Nueva Zelandia, no siempre al ser trasladadas aún en el mismo hemisferio el calendario floral es concordante. Dentro de un mismo país, suelen tener diferencias de hasta 60 y 90 días en la floración, siempre refiriéndonos a la misma especie. Son buenos productores de néctar y dependiendo de la especie y el lugar de polen.

Introducción[editar | editar código]

Cuando se plantea cualquier tipo de explotación pecuaria, el estudio del problema de la alimentación es previo y fundamental, y en todos los casos, en mayor o menor grado; de la solución hallada al mismo, dependerá el resultado y el éxito final de la explotación. Para la explotación apícola, el conocimiento de las fuentes de materia prima es de fundamental importancia. Todo apicultor que desee instalar un apiario, o ampliar los que ya posee, deberá saber cual es el aporte nectarífero y polinífero de la zona. Tan importante como esto, será el saber en que momentos se da esa floración. Es en función de esta cantidad y calidad de néctar y de pólen, que se determinará la ubicación y el tamaño de la explotación. La no existencia de cultivos artificiales que económicamente sean rentables plantar esclusivamente para las abejas, hacen de la apicultura una producción que se debe de adaptar a las condiciones de flora del medio. El conocimiento de la flora apícola de una zona, le va a permitir al apicultor predecir el comportamiento y la evolución de la colmena en determinado lugar. Casi que más importante que esto aún, es el hecho de que a partir del conocimiento del comportamiento de la flora de la zona, el apicultor deberá elaborar sus paquetes tecnológicos y así preparar sus colmenas para obtener la máxima producción y establecer sus calendarios de manejo. En un país que pretende desarrollar el sector apícola, es de singular importancia determinar las zonas con potencialidad productiva y que aún se encuentran con escasísimas colmenas. En nuestro país, si bién los ambientes naturales apropiados para el desarrollo de la apicultura están constituidos fundamentalmente por el monte indígena y la flora de praderas naturales; los cultivos agrícolas industriales, forestales, frutales, etc. con especies nativas o exóticas, no solo complementan, sino que en muchos casos, por sí solas, brindan exelentes cosechas de miel.

¿ Que es la flora apícola?[editar | editar código]

Se denomina flora apícola al conjunto de especies vegetales que natural o artificialmente producen y/o segregan sustancias o elementos que las abejas recolectan para su provecho. (néctar, pólen, propóleo y mielada). Como será de suponer no todas las especies vegetales producen todos éstas sustancias y es así que existen distintas calsificaciones.

Las plantas nectaríferas.[editar | editar código]

Son todas aquellas plantas de las cuales las abejas obtienen sólo néctar. En nuestro país son ejemplos típicos de este grupo el sarandí colorado (Phyllanthus sp.), el tala (Celtis sp.), el jazmín del Uruguay (Guettarda sp.) y la chirca (Eupatorium sp.) por mencionar solamente algunas de nuestras especies nativas.

Las plantas poliníferas.[editar | editar código]

Son aquellas plantas de las cuales las abejas obtienen solamente pólen. En nuestro medio encontramos a la acacia trinervis (Acacia longifolia), la casuarina (Casuarina), la envira (Daphnosis sp.), los pinos (Pinus sp.) y el maíz (Zea mais) como ejemplos de este grupo.

Las plantas nectar-poliníferas.[editar | editar código]

Son aquellas plantas de las cuales las abejas obtienen tanto néctar como pólen. El espinillo (Acacia caven), la carqueja (Bacharis articulata), los algarrobos (Ceratonia siliqua), los eucaliptus (Eucalyptus sp.) y los tréboles (Trifolium sp.) son los representantes más importantes de este grupo. Si bién no existe un nombre específico para llamar a las especies que producen propóleos o mielada, éstas también forman parte de la flora apícola, y en determinados lugares tienen una importancia muy grande integrando alguno de los grupos anteriores.

La flora apícola y el medio ambiente.[editar | editar código]

El medio ambiente y el clima existente en una región me determinarán la flora que existirá y predominará en un lugar o zona, en un momento dado. Además de acuerdo a la influencia y al peso de los distintos factores que determinan el clima, (humedad relativa, temperatura, presión atmosférica, lluvia, etc) será el comportamiento que manifiesten las distintas especies de vegetales. Es así que aún en nuestro país, con la escasa extensión territorial que posee, una misma especie tiene distinto comportamiento en las regiones del país. Un ejemplo típico de ésto es el caso del eucalipto blanco o criollo (E. globulus) que presenta distinto comportamiento y fechas de floración de acuerdo a la región del país a que nos estemos refiriendo. En el Sur florece fundamentalmente en los mese de Mayo y Junio; apareciendo su floración en el resto del país recién a fines de invierno y principios de primavera. Muchos estudios en este aspecto están haciendo falta referentes a variadísimas especies de valor apícola; y que serían de gran utilidad para el productor a la hora de elaborar el plan de manejo de sus colmenas.

Características de una planta para que sea considerada económicamente útil desde el punto de vista apícola.[editar | editar código]

Flora apícola de regiones[editar | editar código]

Especies de interés apícola, editadas en wikipedia[editar | editar código]


Véase también[editar | editar código]

Enlaces externos[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.