Apicultura Wiki
Advertisement

La Voz del Interior[]

  • 12.1.2006

La exportación de reinas complementa el negocio

Desde el año pasado, tres de los integrantes del Grupo San Justo comenzaron a incursionar en la exportación de reinas, un negocio poco extendido.

Balnearia. Desde el año pasado, tres de los integrantes del Grupo San Justo comenzaron a incursionar en la exportación de reinas, un negocio poco extendido y que permite complementar la dinámica de la producción de miel. A finales de la cosecha de 2005, se logró la colocación de 1.500 abejas en Francia.

“Fue por un contacto en Australia, pero es un tema complejo, porque la reina tiene que viajar con tres o cuatro nodrizas”, señaló Raúl Monteverdi, quien participa del grupo junto a sus hermanos Daniel (de la firma Apidan) y René (asesor técnico).

La exportación, que reporta 12 dólares por cada reina, también involucra a Colmenares La Esperanza, la cabaña de Ricardo Platé, quien cuenta con el criadero y aporta la genética apícola. Este año, en tanto, tienen prevista la colocación de otras 5.000 reinas en Libia.

“La operación a Francia fue complicada, porque coincidió con un paro de Senasa. El embarque tiene una vida útil de 72 horas, por lo que hubo que reingresarlas a un núcleo hasta que se pudo enviarlas. Después, en Francia, no se permitió el ingreso de las nodrizas, y el cliente tuvo que sacar a las reinas una por una”, comentó Monteverdi.

Al respecto, el área técnica de Senasa advirtió que el problema de los embarques que llegan a Europa es que deben cambiar todas las nodrizas de origen por nodrizas propias del país de destino, una operación impracticable cuando se trata de partidas mayores a 500 reinas.

En abril del año pasado, en tanto, la Cabaña Apiario “Pedro J. Bover”, del paraje Colonia El Salado, en la localidad bonaerense de General Belgrano, también exportó 250 reinas fecundadas al Líbano, a través de la firma Parodi Apicultura. La intención del importador fue formar “pie de colmenas” con las hijas de la especie Apis mellífera ligustica.

Marca propia

Otro de los objetivos que el Grupo San Justo persigue a mediano y largo plazo es ampliar y consolidar las operaciones de miel fraccionada, y alcanzar la meta de exportar con marca propia. Incluso, no descartan ampliar la oferta con productos que fusionen avellanas, nueces, almendras o frutillas.

“Hace cuatro años que venimos vendiendo muy bien, y todas las campañas recibimos visitas extranjeras. Nuestro clientes saben que podemos garantizar la trazabilidad del campo a la góndola. La idea es ganar mercados para exigir mejores precios a cambio de mayor valor agregado”, explicó Platé.


12.1.2006. Edición impresa

Enjambre exportador

Por Daniel Alonso. De nuestra Redacción. El Grupo San Justo exporta a Japón, Estados Unidos y Europa. Cobra un plus del 20%. El color y tamaño de los maíces y las alfalfas no pueden disimular la falta de agua. Y si bien el departamento San Justo todavía soporta la incipiente sequía, los casi 180 milímetros de diferencia con la campaña pasada ya se hacen sentir.

Balnearia. El color y tamaño de los maíces y las alfalfas no pueden disimular la falta de agua. Y si bien el departamento San Justo todavía soporta la incipiente sequía, los casi 180 milímetros de diferencia con la campaña pasada ya se hacen sentir.

Aún así, el apiario que Ricardo Platé posee junto a un tambo pegado a Marull está en plena actividad. Y es que el calor y la humedad excitan a las abejas, que entran y salen de las cajas a un ritmo frenético. “La cosecha viene bien, arrancamos entre el 15 y el 20 de diciembre, aunque hace falta un poco de agua”, apuntó Roberto Wenzke, también con colmenas en la zona.

Por las venas de ambos productores corre la tradición apícola que sus padres edificaron en la región, y que ahora se multiplica en los numerosos emprendimientos que identifican a la zona como uno de los núcleos mieleros de la provincia.

También los hermana el impulso asociativo que en 1997 se plasmó en la formación de un grupo ligado a la Federación de Centros Juveniles Zona Sancor, y que hace seis años se consolidó bajo el nombre de Grupo San Justo, que reúne a 12 productores con 17 mil colmenas y una producción que este año rondará las 670 toneladas.

El rasgo distintivo es que toda la cosecha se exporta, y que la trazabilidad se traduce en la tipificación de las mieles, lo que les permite acceder a un plus por ese valor agregado, un incentivo que cotiza alto ante a la caída que los precios internacionales experimentaron en los últimos años.

Mapa del mercado

No es común que los productores se ocupen de armar una especie de cartografía comercial. Pero Platé confiaba en que una lectura anticipada del mercado les daría la ventaja necesaria para cerrar mejores negocios. “Siempre pensé que el productor puede manejar la venta”, afirmó.

Esa estrategia los llevó a participar en las ferias de Apimondia (Sudáfrica y Eslovenia) y Anuga (Alemania), y a tomar contacto cara a cara con sus potenciales clientes y traders del sector. “Este año vamos a exportar a Japón y Estados Unidos, aunque también seguiremos colocando tambores en Europa”, indicó Platé.

Los importes obtenidos en los primeros dos destinos están un 20 por ciento por encima del valor FOB de mercado, que cerró 2005 en alrededor de 1,30 dólar por kilo. Sin embargo, se cree que el precio internacional irá en ascenso. “Estados Unidos, Canadá y México no tuvieron una buena cosecha, y son proveedores de Europa”, explicó Platé.

Si a eso se suma que la miel de China sigue encontrando obstáculos por razones de calidad, y que en Brasil y la Argentina la producción sufrirá los efectos de la sequía, la oferta quedará retrasada en comparación con la demanda internacional.

“Los apicultores están cobrando alrededor de 2,80 pesos por kilo, ya que el precio tuvo una leve alza en agosto; pero ahora los acopiadores se están stockeando, Europa ya se comió sus habituales reservas y los productores deberían apuntar a retener su miel lo máximo posible”, recomendó Platé.

Incluso, según señaló meses atrás Ron Phipps, presidente de la importadora estadounidense CPNA International, en declaraciones al American Bee Journal, la caída que tuvo el precio de la miel en la Argentina (por debajo del costo) se habría debido a una maniobra especulativa de los importadores europeos.

Por otra parte, si bien ya se inició la cosecha, el volumen exportado en 2005 superó las 100 mil toneladas, por lo que se llevó prácticamente toda la miel en oferta. “Antes de la cosecha vendimos 700 tambores para aprovechar la mejora en los precios”, agregó Platé.

Ventajas

Cuando el mecanismo es transparente y está consolidado, el asociativismo rinde sus frutos. En el Grupo San Justo, las compras corporativas de tambores, indumentaria, instrumental, herramientas e insumos permite reducir los costos entre 10 y 15 por ciento.

Wenzke asegura que, al final de la cadena, esa diferencia se traduce en rentabilidad y competitividad, factores que marcan la diferencia en un escenario regional que tiende a la saturación de colmenares y con menores rindes. “Cuando arrancamos, sacábamos 60 o 70 kilos por colmena. Ahora, el promedio está en 40 kilos”, agregó el productor.

También las prácticas sanitarias y de manejo productivo los colocan un escalón más arriba. “Nosotros no aplicamos antibióticos ni fenoles. Cuando la afectación es del 30 por ciento, hacemos un recambio de panal, con la reposición de marcos negros (cámara de cría), pero si la colmena está muy enferma, directamente la eliminamos”, aseguró Wenzke.

Además, el grupo cuenta con seis salas de extracción habilitadas. En algunos casos, son inmuebles que fueron adaptados, pero otros invirtieron para levantar nuevos edificios. “También realizamos análisis para establecer las condiciones de color y humedad de la miel”, afirmó René Pairetti, otro de los integrantes de la asociación productiva.

Cada sala cuenta con una zona de descarga (donde se reciben las colmenas), el área “sucia”, en la que se depositan las alzas melarias llenas y vacías, y el sector “limpio”, donde se produce la extracción de miel.

En este último lugar, la sala de Platé concentra un extractor radial con eje horizontal para 80 marcos; un desoperculador automático; batea fundidora; fosas; bomba elevadora; y tachos decantadores para el llenado de los tambores.

Alianza

Los tambos de la cuenca lechera del noreste provincial son los principales aliados para la producción apícola en la región. Las mieles que exporta el Grupo San Justo son claras y monoflorales, ya que en su mayoría provienen de praderas con alfalfas y tréboles.

El aumento de las tareas de fumigación por la mayor cantidad de hectáreas con soja también hizo desaparecer varias malezas, como el nabo, que permitía la obtención del polen necesario para la invernada, comentó Platé. En comparación con los rindes obtenidos en la cosecha de 2000, la productividad de las colmenas cayó 42 por ciento.

Además de la competencia por el alimento, también influye la inadecuada aplicación de fenoles y antibióticos, o los deficientes manejos sanitarios de algunos productores, que provocan el contagio de enfermedades, más aún en áreas con “superpoblación” de colmenas.

Advertisement