Apicultura Wiki
Advertisement
Archivo:Colonias europea en América siglo XVI-XVIII.png

Colonias europeas y pueblos originarios (siglos XVI-XVIII)

La Conquista de América es la expresión que hace referencia a la exploración, apropiación forzada y colonización de parte del continente americano por parte de algunas naciones europeas, entre las cuales se encuentran España, Portugal, Inglaterra, Francia y Holanda, a partir de la llegada de Colón a América en 1492 y que se mantuvo principalmente durante los siglo XVI, XVII y XVIII, aunque aún continúan algunos enclaves coloniales en el presente.

Dicha acción supuso la invasión del territorio político y cultural de numerosos pueblos indoamericanos, entre los cuales los más conocidos fueron el Imperio Inca, el Imperio Azteca y la Confederación Chibcha, así como cacicazgos, tribus, confederaciones de tribus y otros sistemas de organización política que perdieron su autonomía, vieron sometidos o eliminados sus líderes, diezmada su población y aniquiladas sus culturas, en una acción de sometimiento de alcance continental.

El colapso demográfico padecido por los pueblos originarios a causa de las enfermedades traídas desde Europa, que en algunos casos llegó a exterminar el 97% de la población, desempeñó un papel decisivo en la conquista de América.

Hay que señalar también que la conquista europea fue rechazada en la mayor parte del continente. Varios pueblos originarios resistieron exitosamente las invasiones europeas sobre vastos territorios, y mantuvieron el dominio sobre ellos hasta fines del siglo XIX: la Patagonia, la llanura pampeana, el Mato Grosso, la Región Amazónica y las grandes praderas del oeste norteamericano, permanecieron bajo el dominio de naciones como los Mapuche, Het, Ranquel, Wichi, Qom, Amazónicas, Algonquina, Hopi, Comanche, Inuit etc.

Historia[]

Probablemente los primeros europeos en llegar a América fueron los vikingos en 985 ó 986. Llamaron al continente Vinland, pero luego abandonaron sus pocos asentamientos.

Cristóbal Colón emprendió un viaje hacia el oeste en nombre de los Reinos de Castilla y Aragón en el que llegó a América el 12 de octubre de 1492. En Europa se difundió la idea de que en realidad eran las costas orientales de Asia, que en Europa se denominaba con poca precisión las Indias. De este error proviene el nombre Indias Occidentales y la denominación como "indios". Colón murió sin saber que, en realidad había llegado a un continente desconocido en Europa.

La llegada de Cristóbal Colón a América abriría la Conquista del mal llamado Nuevo Mundo por parte de algunos imperios europeos, justificando la dominación en tres grandes principios:

  1. Era "Tierra de Nadie" (res nullius), principio que suposo de hecho y derecho el desconocimiento de la presencia de sus habitantes como personas con derechos.
  2. Eran "tierras para la cristianidad", principio que llevó a su vez a la decisión de imponer el cristianismo a los habitantes de América, habilitando su exterminio en caso de negarse a aceptar esa religión. En ciertos casos los europeos sostuvieron que "los indios no tenían alma" negando la condición humana de los pueblos originarios.
  3. Como América era "Tierra de Nadie", las civilizaciones que allí se habían desarrollado, las riquezas acumuladas y naturales, así como el derecho a utilizar a los habitantes como mano de obra forzada, correspondía a quien se impusiera primero. La obsesión por el oro, simbolizada en la búsqueda de El Dorado, caracterizó la Conquista de América así como la migración de miles de tropas mercenarias.

Si bien es clara la fecha de inicio de dicha invasión continental (1492), la fecha de finalización es menos clara. En principio se puede argumentar que termina con la constitución de las Colonias Hispanoamericanas y la distribución de los virreinatos a partir del siglo XVI. Sin embargo, el proceso de conquista continuó en mayor o menor grado a lo largo y ancho del continente incluso después de la independencia de todas las colonias, tanto en Norteamérica como en Latinoamérica. Del tiempo repúblicano se pueden evidenciar hechos como la llamada Conquista del Viejo Oeste por parte de los Estados Unidos de América y el exterminio de muchos pueblos indoamericanos como los Patagones en Argentina y Chile terminó lo que los conquistadores españoles, portugueses, ingleses, franceses y holandeses habían comenzado siglos antes. Incluso hacia finales del siglo XX en países como Colombia, Venezuela, Brasil y Perú se registraban casos de colonos blancos que desposeían a los pueblos aborígenes de sus territorios de manera violenta o por medio de negocios no claros. La organización continental de los pueblos indoamericanos continúa a denunciar hechos en contra de los derechos humanos en ese sentido.

El colapso demográfico[]

El factor decisivo en la derrota de las civilizaciones americanas fue la introducción de enfermedades e infecciones inexistentes en América hasta ese momento, para las que los pueblos originarios carecían de defensas biológicas adecuadas. El investigador norteamericano H. F. Dobyns (Dobyns, H. F. (1983). Their number become thined: Native American population dynamics in Eastern North America, Knoxville (Tenn.), University of Tennesee Press.) ha calculado que un 95% de la población total de América murió en los primeros 130 años después de la llegada de Colón. Por su parte, Cook y Borak, de la Universidad de Berkeley, establecieron luego de décadas de investigación, que la población en México disminuyó de 25,2 millones en 1518 a 700 mil personas en 1623, menos del 3% de la población original [1]. En 1492 España y Portugal juntas no superaban los 10 millones de personas (Mann, Charles (2006). 1491; Madrid:Taurus, pag. 136.)

No cabe duda alguna que el colapso demográfico de la población original de América fue la causa esencial de su derrota militar. Steven Katz ha dicho al respecto: (Muy probablemente se trata del mayor desastre demográfico de la historia: la despoblación del Nuevo Mundo, con todo su terror, con toda su muerte. (Katz, S. T. (1994-2003). The Holocaust in Historical Context, (2 vols.), Nueva York, Oxford Universtity Press).

El historiador estadounidense Thomas Mann dice que España "no habría vencido al Imperio (Azteca) si, mientras Cortés construía las embarcaciones, Tenochtitlán no hubiera sido arrasada por la viruela en la misma pandemia que posteriormente asoló el Tahuantinsuyu... La gran ciudad perdió al menos la tercera parte de población a raíz de la epidemia, incluido Caitlahuac" (Mann, Charles (2006). 1491; Madrid:Taurus, pag. 179-180).

Algo similar sucedió con el Imperio Inca, derrotado por Francisco Pizarro en 1531. La primera epidemia de viruela fue en 1529 y mató entre otros al Emperador Huayna Cápac, padre de Atahualpa. Nuevas epidemias de viruela se declararon en 1533, 1535, 1558 y 1565, así como de tifus en 1546, gripe en 1558, difteria en 1614 y sarampión en 1618 (Mann, Charles (2006). 1491; Madrid:Taurus, pag. 133). Dobyns estimó que el 90% de la población del Imperio Inca murió en esas epidemias.

Consecuencias[]

Entre las consecuencias a resaltar sobre la Conquista de América están:

  • Desaparición de los sistemas políticos y organizativos de los pueblos amerindios.
  • Pérdida definitiva de su soberanía.
  • Desconocimiento de su cultura, vista como inferior, "selvática", "salvaje" y obligada a asumir la cultura europea.
  • Desaparición de numerosas lenguas autóctonas y casi extinción de otras. Las lenguas indoamericanas pasaron a un segundo plano y se impusieron definitivamente los idiomas europeos.
  • Destrucción de la infraestructura aborigen (templos, ciudades, obras artesanales, monumentos y caminos).
  • Derogación de la clase intelectual aborigen al ser desconocidos como "personas" en muchos casos.
  • La esclavitud se añade al drama: aunque los pueblos aborígenes practicaban la esclavitud como todos los demás pueblos de la tierra, los conquistadores introdujeron esclavos de África involucrando a ese continente en el proceso de conquista.

Referencias[]

  • 1. ↑ Dobyns, H. F. (1983). Their number become thined: Native American population dynamics in Eastern North America, Knoxville (Tenn.), University of Tennesee Press.
  • 2. ↑ Cook, S. F. y W. W. Borah (1963), The indian population of Central Mexico, Berkeley (Cal.), University of California Press
  • 3. ↑ Mann, Charles (2006). 1491; Madrid:Taurus, pag. 136
  • 4. ↑ Katz, S. T. (1994-2003). The Holocaust in Historical Context, (2 vols.), Nueva York, Oxford Universtity Press
  • 5. ↑ Mann, Charles (2006). 1491; Madrid:Taurus, pag. 179-180
  • 6. ↑ Mann, Charles (2006). 1491; Madrid:Taurus, pag. 133

Véase también[]

  1. Cook, S. F. y W. W. Borah (1963), The indian population of Central Mexico, Berkeley (Cal.), University of California Press
Advertisement