FANDOM


Carlos Berg, nació en Tuckum (Curlandia, Rusia) el 2 de abril de 1843 - Murió en Buenos Aires el 19 de enero de 1902. Fue un zoólogo, ruso emigrado a la Argentina.

Carlos Berg fue nombrado director del Museo Nacional de Buenos Aires, en 1892; por expresas indicaciones que Burmeister dejó antes de morir, el naturalista ruso, trabajaba desde 1890 en la organización del Museo de Historia Natural de Montevideo.

Burmeister que se oponía con vehemencia a la Teoría de la Evolución Biológica que Charles Darwin y Alfred Russel Wallace habían planteado en 1859, no quería que Florentino Ameghino que era un darwinista ocupara el sillón del Museo, este fue el motivo fundamental que el Dr. Carlos Berg emigrara a la República Argentina.

Desde muy joven, fue atraído por las ciencias naturalesy, por no poseer medios económicos para poder estudiar, con tesón y trabajo pudo formarse como naturalista.

Se hizo miembro de la Sociedad de Naturalistas de Riga, con 22 años, pasando a formar parte de la comisión directiva en 1869, siendo el encargado de la sección entomológica.

Durante los años 1868 y 1870, este naturalista se propuso aclimatar el Gusano de seda, Bombyx mori, en las provincias bálticas. En 1871 se hizo cargo de las cátedras de historia natural y de química en la escuela técnica preparatoria del Politécnico Báltico de Riga.

Fue convocado por Carlos Germán Burmeister en junio de 1873, para trabajar en el Museo Público de la capital argentina, después que Domingo Sarmiento encargara a Burmeister armar los cuerpos de profesores.

En 1875 fue profesor interino en zoología en la Academia Nacional de Ciencias de Córdoba y, en Buenos Aires, ocupó la cátedra de Zoología de la Facultad de Ciencias Físico-Naturales, y la cátedra de Historia Natural en el Colegio Nacional de Buenos Aires.

Colaboró asiduamente con los Anales de la Sociedad Científica Argentina.

En 1890, Berg fue convocado por el gobierno uruguayo para organizar el Museo Nacional de Montevideo y en ese cargo estuvo por casi dos años, hasta que regresó a Buenos Aires en 1892.

Muerto Burmeister, fue nombrado director del Museo de Buenos Aires. Ocupó el cargo hasta 1902, fecha en que falleció. Ordenó mejoras en la iluminación de los salones del Museo y las condiciones generales de higiene. Por entonces, el Museo de Buenos Aires sufría severos problemas de infraestructura, y en su competencia con otras instituciones similares, como el Museo de La Plata, llevaba una clara desventaja.

Implemento el sistema de visitas guiadas en el Museo para el público en general, atendíendo personalmente, y atrajo a la institución a numerosos científicos y estudiosos, muchos de los cuales quedaron deslumbrados con el Museo.

Fue el creador de las secciones de Ictiología, Herpetología, y de Anfibios, continuó la publicación de los Anales y fundó una revista nueva: Comunicaciones del Museo Nacional de Buenos Aires.

Realizó campañas a la Patagonia (1874), a Córdoba y a Catamarca (1875), a Corrientes y Misiones (1876-77), a San Luis, Mendoza, la cordillera de los Andes y Chile (1878-79), a la sierra de Tandil (1877), entre otros.

Especializado en la entomología, a lo largo de su vida publicó más de 200 trabajos. Entre sus obras podemos citar El bicho de cesto (1874); Coccinelidae argentinae (1874); Lepidópteros patagónicos observados en el viaje de 1874 (1875); Contribución al estudio de las Piralidinas de la fauna sudamericana (1877); Estudios lepidopterológicos acerca de las faunas argentina y oriental (1877); Apuntes lepidopterológicos (1880). Editó un Tratado elemental de zoología y varios textos de carácter elemental. Berg fue el formador de varios científicos argentinos de la generación siguiente, como Angel Gallardo, quien fuera su discípulo más fiel.

Falleció en enero de 1902, Joaquín V. González le dedicó un homenaje y destacó su labor como director del Museo: El Museo Nacional, bajo la influencia de su espíritu, dejó de ser un huerto reservado, para transformarse en una fuente generosa de cultura pública, por las visitas frecuentes, por las sabias, sencillas y personales explicaciones de su incansable director y por la continua publicidad de sus investigaciones.

A la muerte de Berg es sucesor del Museo fue Florentino Ameghino.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.